La FeSP pide que 2005 sea el año del Estatuto del Periodista y de la reforma democrática de los Medios Públicos

Madrid, 30 de abril de 2005. (Comunicado de la Junta Ejecutiva Federal de la FeSP).

El 1 y el 3 de mayo –Día del Trabajo y Día de la Libertad de Expresión, respectivamente– tienen este año un significado muy especial para la profesión periodística y para los trabajadores y trabajadoras de la comunicación. Porque, si desde siempre las condiciones laborales han estado ligadas a las profesionales, en 2005 hay que resaltar dos hechos importantes a los que se ha llegado después de muchos años de lucha.

Por un lado, el Congreso de los Diputados va a llamar a los profesionales para escuchar su opinión y, después, debatirá el proyecto de Estatuto del Periodista Profesional presentado por Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds (IU-ICV), que es la propuesta del Foro de Organizaciones de Periodistas –el FOP, una plataforma unitaria que agrupa a los sindicatos generales y profesionales, así como a los colegios de periodistas–. Regular la profesión periodística es necesario para hacer frente a los intereses económicos que consideran que la información es exclusivamente una mercancía y se niegan a garantizar por ley los Comités de Redacción o a crear un Consejo de la Información que vigile el cumplimiento de unas normas éticas en esta profesión. Sólo de esta manera se podrá garantizar el derecho constitucional que tiene la ciudadanía a recibir información veraz.

Ese Estatuto debe ser completado con otra ley que recoja los derechos laborales de los periodistas, así como de los colaboradores, que constituyen una gran parte de la profesión.

Por otro lado, después de muchos años de lucha, 2005 tiene que ser el año de la reforma democrática de los medios de comunicación públicos, tanto estatales como autonómicos y municipales, comenzando por RTVE y por la agencia Efe. Una reforma que garantice el derecho de la ciudadanía a recibir una información veraz, rigurosa y plural, independiente del control político por parte de los gobiernos de turno. Una reforma que, además, hará que esos medios estén al servicio de la sociedad y defiendan unos principios y valores que en los medios privados se quedan muchas veces en segundo plano, porque lo primero que les preocupa es la audiencia.

Por eso, la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) se solidariza con las reivindicaciones de todos los trabajadores, tanto del periodismo como de cualquier otro sector. Desde la FeSP reclamamos estabilidad laboral y profesional para los trabajadores de la comunicación, frente a la cada vez más extendida situación de precariedad, porque sólo con esa estabilidad se podrá garantizar el derecho de la ciudadanía a recibir una información veraz, libre y no mediatizada por intereses políticos o económicos.

Deja un comentario