Unidad Editorial tiene 90 becarios haciendo trabajo ilegal después de despedir a 164 personas

Madrid, 2 de febrero de 2010 (foto A. Peiró)

Un comunicado de la parte social de la Comisión de Seguimiento del ERE en Unidad Editorial (El Mundo. Marca, Expansión, etc.) afirma que, después de despedir a 164 personas, el grupo de comunicación ha incorporado a columnistas y contratados costosos y tiene a casi 90 becarios haciendo ilegalmente el mismo trabajo que los redactores de plantilla. Este es el comunicado íntegro.

“Los representantes de la empresa y de los trabajadores nos hemos reunido hoy con el inspector de Trabajo, que nos había citado por nuestra denuncia de octubre. El inspector nos ha recomendado que denunciemos en los juzgados de lo Social lo que sean incumplimientos por parte de la empresa de las medidas negociadas, como la sustitución de personal de plantilla por becarios y los contratos mercantiles con colaboradores que han sustituido a despedidos.

Además, el inspector ha ordenado a la compañía que entregue al comité de empresa correspondiente una copia de los contratos que ha efectuado a través de empresas de trabajo temporal (ETT), que todavía no ha facilitado a pesar de que está obligada por la ley y de las reiteradas peticiones.

Desde que firmamos el acuerdo, hemos tenido que seguir discutiendo con la compañía porque ha aplicado varias medidas sin respetar, a nuestro parecer, lo pactado. Incluso nos vimos obligados a presentar una denuncia en la Inspección de Trabajo, ante la falta de respuestas de la compañía.

Los representantes de los trabajadores hemos actuado en todo momento con buena fe, hasta alcanzar el acuerdo menos perjudicial posible, que la plantilla aceptó mayoritariamente. Ahora, la parte social de la Comisión de Seguimiento del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) denuncia, tal y como hemos informado al inspector de trabajo, lo siguiente:

1º. -Después de haber despedido a 164 personas, y de prescindir de algunos columnistas para ahorrar, no ha habido ningún inconveniente en incorporar a otros columnistas y colaboradores a EL MUNDO y MARCA. Alguno trabaja habitualmente en la sede, lo que constituye una clara ilegalidad. ¿Tan pronto ha olvidado la compañía que ha sido condenada -ha recurrido la sentencia- a incluir en plantilla a ocho fotógrafos de EL MUNDO porque trabajaban en la redacción pero sin contrato? El acuerdo negociado incluye que la compañía ahorrará un millón de euros de la partida de los columnistas, pero no nos ha explicado ese ahorro. Tenemos constancia de que a algunos columnistas no les han rebajado ni un euro, mientras la plantilla ha tenido que apretarse el cinturón.

2º.- Después de haber despedido a 164 personas, la compañía contrató en octubre a una persona en MARCA y en Navidad ha contratado a otra en EL MUNDO, ésta no para un proyecto nuevo y con un sueldo superior al que cobran todas las de su misma categoría laboral, muchas con 20 años de antigüedad. ¿No se trataba de ahorrar?

3º.- Después de haber despedido a 164 personas, la empresa ha decidido que muchos becarios pueden realizar el mismo trabajo que los redactores –sobre todo, en internet–, aunque no tengan ninguna experiencia profesional, y les ha prorrogado los tres meses de prácticas de verano hasta que completen ¡UN AÑO! En esas condiciones hay casi 90 estudiantes. Sólo en la redacción de EL MUNDO y EL MUNDO.es trabajan como redactores 30 becarios. Pero, ¿no son estudiantes que, según los convenios con sus universidades, vienen para aprender y no a suplir a redactores de plantilla?

El Código Ético de RSC Mediagroup, del que nuestros propietarios italianos presumen justificadamente, establece que los responsables de sus empresas deben respetar y hacer respetar las normas éticas y las leyes. ¿Acaso España es una excepción en el grupo? ¿Es legal tener a colaboradores trabajando en la sede? ¿Es legal y ético tener a estudiantes supliendo la falta de personal, por vacaciones y por despidos, y ofrecer su trabajo como si lo realizara un profesional?”

Deja un comentario