Unidad Editorial reduce al mínimo las delegaciones de ‘El Mundo’

Tan sólo 10 meses después de haber negociado el segundo expediente de regulación de empleo en cuatro años (junio de 2012), el Grupo Unidad Editorial ha vuelto a despedir trabajadores de las ediciones regionales de El Mundo, sin informar a los comités de empresa ni a los delegados de personal hasta que estos se han enterado y han exigido explicaciones.

Esta semana van a ser despedidas seis personas en Barcelona, dos en Andalucía y un número no concretado en las delegaciones de Baleares, Valencia y Alicante. La redacción del País Vasco ya se encuentra bajo mínimos porque, además de las bajas que hubo en los dos ERE, otras seis personas fueron despedidas en enero pasado, y la de Valladolid va a ser vendida a una empresa del círculo de un constructor imputado por el juez en la trama de corrupción del caso Gürtel.

Los comités, delegados de personal y trabajadores están indignados y señalan que con estos despidos se va reducir al mínimo las ya muy menguadas ediciones regionales, lo que redundará de manera muy negativa en la calidad del periódico y conllevará un aumento de las tareas. Han denunciado que en algunas delegaciones se obliga a redactores de la empresa Ediservicios -que se encargan de los suplementos de El Mundo y tienen unos salarios más bajos- a cubrir informaciones a diario para el periódico en papel y elmundo.es, debido a la falta de personal, lo que es claramente ilegal. Además, la empresa tampoco está cumpliendo con su obligación legal de informar a los comités y delegados sobre los planes de futuro, puesto que con frecuencia adopta decisiones que suponen cambios en el grupo sin comunicarlo a los representantes legales de los trabajadores.

Los comités y delegados han denunciado que la empresa ha cortado de raíz la actitud de diálogo que había mantenido hasta ahora, por lo que que se han negado a negociar más recortes salariales -como les pidió la compañía el pasado 25 de abril, tras explicarles que necesita ahorrar 20 millones de euros en el trienio 2013-2015 para la supervivencia del grupo- hasta que la empresa les entregue los datos que han pedido y los planes concretos que tiene para todo el grupo.

La empresa les ha comunicado que la decisión de reducir las delegaciones es firme y no va a negociar otras medidas para evitar o reducir los despidos, por lo que las protestas de los trabajadores han arreciado.

A la huelga de firmas que mantienen las redacciones de Valladolid y Barcelona desde hace casi dos semanas se han unido hoy las de Sevilla y Málaga.

El miércoles 8 de mayo, unos 200 trabajadores se concentraron en la entrada de la sede central del grupo en Madrid a las 17.00 horas y también lo hicieron los de las delegaciones. En Barcelona, además de los trabajadores de El Mundo se sumaron a la protesta los de otros medios de comunicación, como muestra de solidaridad.

Deja un comentario