Unidad Editorial denunciada ante la Inspección de Trabajo

Madrid, 30 de octubre de 2009 (comunicado de la parte social de la comisión de seguimiento del ERE/ foto A. Peiró)

Después de las vacaciones de verano hemos mantenido varias reuniones con la compañía –siempre a petición nuestra– para ultimar la aplicación de las medidas de ahorro acordadas en el ERE.

La empresa nos comunicó que han sido rescindidos 164 contratos, entre voluntarios y forzosos, y que no habrá más. También ha aceptado dar vales de comida a las personas con jornada reducida.

Pero la compañía condiciona estas dos cuestiones a que aceptemos que la jornada continuada –una de las medidas que se aprobó en el ERE para ahorrar dinero– sólo se aplicará en los departamentos que ya ha decidido,pero no en revistas ni siquiera en las mensuales.

A pesar de los reiterados intentos de llegar a un acuerdo final por nuestra parte, la compañía se ha mantenido en una actitud intransigente y se niega a dar por cerrado el ERE si no aceptamos a la vez los tres asuntos citados.

Además, desde que la compañía comenzó a aplicar las medidas del ERE se han producido diversas irregularidades, que nosotros hemos intentado resolver con insistencia por la vía del diálogo.

Ante esta postura de la compañía, nos hemos visto obligados a presentar una denuncia contra el Grupo Unidad Editorial ante la Inspección de Trabajo, para que intervenga y obligue a la empresa a respetar lo acordado y las normas laborales.

En esa denuncia planteamos, en resumen, lo siguiente:

1º.– El corresponsal de EL MUNDO en Berlín fue despedido el 31 de julio y cerrada la corresponsalía. Al día siguiente, una «colaboradora» ya trabajaba para el diario.
2º.– En algunas cabeceras y departamentos, la compañía ha sustituido el trabajo de redactores que han sido despedidos por becarios.
3º.– Después de los despidos por el ERE, ha habido varias contrataciones mediante empresas de trabajo temporal (ETT).
4º.– En MARCA ha sido contratada una persona después de 22 despidos por el ERE.

Respecto a los vales de comida para las personas con jornada reducida, la compañía no ha repartido los correspondientes a octubre porque todavía no se ha cerrado el conjunto del ERE. Esperamos que en la reunión que mantendremos la próxima semana lleguemos a un acuerdo, lo mismo que en lo referido a la jornada continuada.

Hemos negociado de manera pacífica unas medidas de ahorro duras, porque incluían despidos y reducciones salariales. La plantilla, demostrando una responsabilidad que los máximos responsables de la compañía han reconocido, las aceptó.

No tendría ningún sentido, y así se lo hemos dicho reiteradamente a los representantes de Unidad Editorial, que la paz social que ha habido durante la negociación se rompiera ahora por actitudes arbitrarias a la hora de aplicar algunas de las medidas negociadas.

Deja un comentario