Un periodista polaco, testigo y víctima de la indiscriminada represión policial del sábado

Madrid, 25 de marzo de 2003

El reportero polaco Sebastian Nadwodny, miembro de la Federación Internacional de Periodistas, ha hecho llegar al Sindicato de Periodistas de Madrid (SPM) su testimonio sobre la indiscriminada represión policial, que él mismo padeció, al final de la manifestación del sábado 22. Su relato, junto a muchos otros recogidos en los últimos días, contribuye a aclarar los hechos y a desmentir las tergiversadas versiones oficiales, que pretenden desvirtuar el carácter masivo y pacífico de las movilizaciones contra la guerra por las calles de Madrid.

“Soy periodista freelance, colaborador de la Radio Nacional Polaca y de la televisión TVN24. El sábado fui a la manifestación. Vi a un hombre haciendo fotos a las pintadas en la sede del Gobierno de la Comunidad de Madrid, y pude observar cómo lo cogían tres policías nacionales, lo llevaban entre dos lecheras, ¡le sacaban el carrete de la cámara! y ¡¡¡le exigían que les diera más carretes que tenía en los bolsillos!!! En ese momento se me acercó uno de los agentes para exigirme que me retirase. Cuando le dije que era periodista, me respondió: «Eso no me importa. ¡Fuera!». ¿Será que no querían testigos?

“Una hora después observé cómo la Policía golpeaba a una persona herida. Después de eso, los agentes procedieron a dispersar a un grupo de gente que se encontraba alrededor de ella, que era una persona mayor y estaba tumbada en la calle. En ese grupo había también periodistas de diferentes medios españoles. Saqué mi carné de prensa y lo enseñé a un policía, pero me respondió: «Me da igual, hijo de puta». Después me dio uno o dos golpes con su porra.

«Dispongo de parte médico de lesiones, y he denunciado la agresión en la comisaría de Madrid-Centro de la Policía Nacional.

«La verdad es que da mucha rabia que no podamos trabajar tranquilamente y que tengamos que huir de la Policía mientras hacemos nuestro trabajo en un país libre y democrático. Os mando este mensaje para preguntar si esto es normal aquí, en este país…»

En los últimos días, respondemos desde el SPM, se está haciendo ‘normal’ lo que debería ser -y antes que nadie para el propio Gobierno- un auténtico escándalo antidemocrático. El Sindicato de Periodistas de Madrid, que ha acudido pacíficamente a las manifestaciones contra la guerra junto a cientos de miles de personas igualmente pacíficas, entiende que los hechos hablan por sí solos: agentes que se permiten golpear a personas mayores y/o heridas, incautarse de carretes fotográficos, insultar y aporrear a periodistas debidamente acreditados… Una auténtica vergüenza que revela la necesidad de un ‘reciclaje democrático’ para las fuerzas de seguridad… y de que asuman responsabilidades políticas quienes con tanta torpeza las dirigen y con tantas mentiras y descalificaciones intentan justificar sus excesos.

Deja un comentario