Trabajo decente para un periodismo digno

Manu Mediavilla, secretario general del SPM

Jornada Mundial por el Trabajo Digno 2014

Jornada Mundial por el Trabajo Digno 2014

Este martes 7 de octubre, Jornada Mundial por el Trabajo Decente, debería ser un auténtico ‘día de la vergüenza’ para las empresas de comunicación españolas: su política de tierra quemada se ha saldado con 12.000 despidos y casi 300 medios cerrados en apenas seis años.

Y aunque el lema elegido este año por la Confederación Sindical Internacional (CSI) pone su foco en el medio ambiente (“Justicia para los trabajadores y trabajadoras. Justicia climática”), lo hace en clave de dignidad laboral, ecológica y política: “El modelo económico global dominante está destruyendo empleo y devastando el planeta”, y “esto debilita la democracia y socava la justicia para todos”.

“No habrá empleos en un planeta muerto”, denuncia la CSI. Y tampoco, podríamos añadir, habrá una democracia de calidad con esta devastación del ‘planeta mediático’ que arrasa el periodismo digno y destroza el derecho ciudadano a la información.

En periodismo, el trabajo decente pasa por unas condiciones laborales y profesionales dignas que permitan llevarlo a cabo con independencia y al servicio de la sociedad. Máxime cuando esta tiene derecho a una información de calidad para ejercer su ciudadanía democrática.

Por eso recordamos en este 7 de octubre uno de los lemas de los sindicatos de periodistas: “Nuestra precariedad es vuestra desinformación”. Y por eso compartimos con la Confederación Sindical Internacional la preocupación por las amenazas a derechos básicos como la representación sindical y la negociación colectiva, cuyo reconocimiento legal en España se ve debilitado por reformas laborales y presiones empresariales.

Por no hablar de los graves retrocesos en el derecho de huelga, con actuaciones penales de la fiscalía contra sindicalistas participantes en piquetes informativos, y en nuestro propio ámbito de la libertad de prensa, con casos de violencia e intimidación policial a fotoperiodistas y freelances para entorpecer su cobertura de protestas callejeras.

Solo una profesión periodística organizada puede plantar cara a tan inquietantes retrocesos democráticos. Y, como subrayaba ya el Manifiesto Fundacional de nuestro Sindicato de Periodistas de Madrid, “el sindicalismo es la única herramienta con la que nos podemos defender legal y eficazmente como colectivo”. Un mensaje que cobra pleno sentido en esta Jornada Mundial por el Trabajo Decente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*