SPIB y APIB condenan el registro judicial y la requisa policial de material en Europa Press Baleares y ‘Diario de Mallorca’

El Sindicato y la Asociación de Periodistas consideran que es “el mayor atentado contra la Libertad de Prensa de la historia democrática de Baleares”

11 de diciembre de 2018

El Sindicat de Periodistes de les Illes Balears (SPIB-FeSP) y la Associació de Periodistes de les Illes Balears (APIB) condenan en un comunicado conjunto el registro policial ordenado por el Juzgado de Instrucción nº 12 de Palma contra los periodistas del ‘Diario de Mallorca’ y Europa Press Baleares, que tuvo lugar este martes por la tarde.

Ambas organizaciones denuncian que la Policía Nacional requisó móviles personales, ordenadores, pendrives y documentación en papel para averiguar una fuente de información del conocido como ‘Caso Cursach’, lo que, recalcan, vulnera el secreto profesional de los periodistas.

Además, protestan el SPIB y la APIB, las autoridades judicial y policial “ni siquiera han permitido a la periodista de Europa Press consultar con su abogado en el registro”. En el caso de ‘Diario de Mallorca’, añaden, “apoyamos a los periodistas en su rechazo de esta tarde a entregar los ordenadores de manera voluntaria”.

Ambas organizaciones recuerdan que “el secreto profesional está amparado en el artículo 20 de la Constitución Española porque es imprescindible proteger la identidad de la fuente en el ejercicio de la profesión periodística”. Los códigos deontológicos periodísticos recomiendan revelar la fuente solo “cuando esta mienta o haya un peligro inminente para las personas”.

“Si se anula el secreto profesional se elimina una de las vías más importantes de acceso a la información”, remarcan SPIB y APIB, que consideran lo sucedido como “el mayor atentado contra la Libertad de Prensa de la historia democrática de Baleares”. Por ello, remachan, “llamamos a las instituciones y a la sociedad civil balear a defender el derecho al ejercicio del periodismo, pilar básico de la democracia”.

El Código Deontológico de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España dice que “el secreto profesional es un derecho del periodista, a la vez que un deber que garantiza la confidencialidad de las fuentes de información. Por tanto, el periodista garantizará el derecho de sus fuentes informativas a permanecer en el anonimato, si así ha sido solicitado. No obstante, tal deber profesional podrá ceder excepcionalmente en el supuesto de que conste fehacientemente que la fuente ha falseado de manera consciente la información o cuando el revelar la fuente sea el único medio para evitar un daño grave e inminente a las personas”.

En su cuenta de Twitter, el SPIB-FeSP ha dejado constancia de su solidaridad con los compañeros de Europa Press Palma y @diariodmallorca, “que se han acogido a derecho constitucional a no entregar a la PN material que pudiera revelar sus fuentes de inform, y, pese a ello, los agentes se han incautado de ordenadores, teléf. móvil y documentación”.

Deja un comentario