RTVE tendrá por fin Estatuto y Consejos de Redacción

Madrid, 10 de febrero de 2005. (Nota informativa de la Sección Sindical del SPM-RNE).

La directora general de Radiotelevisión Española (RTVE) ha cumplido su compromiso, también personal, de intentar lograr un Estatuto y Consejos de Redacción. Ha dado el paso que le correspondía con la presentación de una propuesta que desde ahora tendrá que ser negociada con los trabajadores (sindicados o no) que quieran decir algo al respecto. De momento, dejamos para más adelante nuestra valoración pormenorizada sobre el contenido de la propuesta que contiene puntos con los que discrepamos.

Nosotros y otras organizaciones y colectivos hace tiempo que elaboramos proyectos sobre cómo deben de ser el Estatuto y los Consejos de Redacción. Desde el Sindicato de Periodistas de Madrid (SPM) siempre hemos apoyado la mayor apertura y participación para lograr que este instrumento democrático sea ampliamente compartido y, sobre todo, lo más útil posible. No hemos vetado directa o indirectamente a nadie y hemos pedido en reiteradas ocasiones, incluso por escrito, que se dejasen de lado las posturas excluyentes y las representaciones exclusivas para lograr esos objetivos. Algunas organizaciones y colectivos han mantenido la misma postura y hemos logrado acuerdos. Otras se han empeñado en ser las únicas interlocutoras y han imposibilitado, incluso, el diálogo. La soberbia no es, desde luego, el camino.

En este momento de negociación entre las partes realizamos el mismo llamamiento: apertura y participación. También a todos los compañeros que trabajan en el proceso informativo para que sus aportaciones colectivas o individuales las hagan llegar en persona, por medio del SPM o de cualquier otro sindicato, a la mesa de debate. Esta vez va a ser que sí y necesitamos que este instrumento de independencia, profesionalidad y democracia sea ampliamente debatido y aceptado. Se trata de establecer derechos y de asumir responsabilidades para que la información y quienes trabajamos en ella tengamos la dignidad y el nivel profesional que una sociedad democrática y desarrollada se merece.

Deja un comentario