Plantilla esclava paralela… también en la pública

Madrid, 30 de mayo de 2005

Se denominan a sí mismos plantilla esclava paralela y son entre 400 y 500, la gran mayoría, contratados por obra con categorías como especialista en temas del corazón o especialista en investigación y así hasta veintidós denominaciones más o menos estrambóticas que encubren categorías reales de periodista, documentalista o productor.

En un comunicado que ha hecho público la Comisión que constituyeron hace más de un año, informan de su exclusión del convenio colectivo a pesar de que muchos llevan 5, 10, 15, 20 años desempeñando las mismas funciones para el mismo o distintos programas, sin oportunidad para estabilizar nuestra situación dentro de la empresa y, por supuesto, sufriendo a diario muchos y diversos agravios. Las condiciones económicas no incluyen ninguno de los incentivos habituales de la plantilla fija (horas extras, módulos de fin de semana, etc.) y los sueldos mensuales, por doce, se aproximan a la paga de productividad de los fijos. Aseguran en el comunicado que nunca se nos ha ofrecido la posibilidad de incorporarnos a plantilla; las plazas que ocupamos nunca han salido a concurso y las oposiciones que se han celebrado estos últimos años no nos han dado la bonificación suficiente como para facilitarnos realmente el acceso al examen práctico que es donde realmente jugamos nuestra gran baza.

El 14 de diciembre el Congreso de los Diputados aprobó una Proposición No de Ley (presentada por Izquierda Unida) que insta a la Dirección General de RTVE a abordar, a la luz del informe de la comisión de expertos, la situación del personal contratado por obra y servicio, excluidos de la aplicación del convenio colectivo vigente en RTVE y, en consecuencia, iniciar un proceso de regularización de este colectivo. El comunicado recuerda queel informe de la Comisión de Expertos para la Reforma de los Medios Públicos recomendaba descartar el trabajo precario, incompatible con los contenidos de calidad, reservando los contratos eventuales y por obra a objetivos excepcionales que la plantilla regular no pueda cubrir y procediéndose a la regularización de los contratados laborales de larga duración. Hasta el voto discrepante calificó como especialmente hiriente la situación de este colectivo para el que pedía una solución urgente para la que no hace falta esperar la materialización de este informe ni que resuelvan los tribunales laborales.

La Comisión de Contratados Excluidos de Convenio denuncia que, cuatro meses después, la regularización no está siendo llevada a cabo, a pesar de que los sindicatos les incluyeron en la mesa de negociación del convenio. Las discrepancias entre la mayoría sindical (UGT-APLI) y la Dirección General a propósito del reconocimiento de los acuerdos parciales firmados con los anteriores directivos, nombrados bajo el gobierno del Partido Popular, han frustrado toda la negociación (ver en esta misma página la información titulada Sin dinero… y sin Estatuto de 7 de marzo de 2005)

El Colectivo asegura que desde que a primeros de marzo se bloqueó la negociación, estamos esperando que alguien decida hacer su trabajo y reclaman a la Directora General que independientemente de lo que hagan los sindicatos, tendría que haber hecho alguna propuesta. Como poco, reclaman información ya que, por no saber, no sabemos si aprovechando el parón del verano va a dejar en la calle para siempre a muchos de los contratados históricos y finalizan pidiendo a Carmen Caffarel que mire hacia dentro de la casa que dirige y piense si es ésta la gestión que le encomendaron.

Deja un comentario