Ocho fotógrafos de El Mundo vuelven a ganar su fijeza

Madrid, 26 de febrero de 2010 (comunicado del comité de empresa –SPM– de El Mundo / foto A. Peiró)

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha confirmado que, en contra de lo que alegaba la empresa, ocho fotógrafos que han trabajado durante muchos años para EL MUNDO y otras sociedades de este grupo, como colaboradores, deben formar parte de la plantilla. Los magistrados han rechazado, uno por uno, todos los argumentos que alegó la empresa y confirman la sentencia de una juez de lo Social de Madrid que, en febrero de 2009, resolvió que esos fotógrafos tenían una «relación laboral» con la empresa y, por tanto, deben pertenecer a la plantilla.

El comité pidió entonces a la empresa que no recurriera esa sentencia condenatoria porque estaba muy claro, sin necesidad de ser especialista en derecho laboral, que iba a perder el recurso, con el consiguiente gasto de dinero y de tiempo. Pero la empresa recurrió y, con ello, ha añadido un fracaso judicial más a los que lleva acumulados en diversas demandas de los trabajadores.

Esos ocho fotógrafos, que llevaban entre 9 y 19 años trabajando para EL MUNDO, gozan de un reconocido prestigio profesional entre sus compañeros de otros medios. A partir de la sentencia de hace un año, la empresa tomó represalias contra ellos, les prohibió la entrada en la sede, dejó de encargarles trabajos y los ha sustituido por fotógrafos colaboradores nuevos.

La sentencia del TSJM es contundente y se fundamenta en otras del Tribunal Supremo que no dejan lugar a la mínima duda: en este caso, explican los magistrados, se cumplen todos los requisitos necesarios para afirmar que esos fotógrafos tenían una relación laboral con la empresa, de donde se deduce que su situación era ilegal y deben ser personal de la plantilla.

El comité de EL MUNDO reclama a los responsables de la empresa, una vez más, que no se empeñen en defender lo que es jurídicamente indefendible, y que no recurran esta sentencia sino que la acaten, asuman sus errores y resuelvan definitivamente esta ilegalidad.

El comité de empresa lamenta que, en una época de crisis económica como la actual, cuando han sido despedidas 164 personas del Grupo Unidad Editorial –de ellas, 25 de EL MUNDO– para ahorrar costes, la actitud empecinada de la empresa en este asunto vaya a costar un dineral por no haber cumplido la legalidad y haberse empeñado en mantener con los fotógrafos una situación insólita en la prensa española: sólo cuatro fotógrafos en la plantilla del periódico y una veintena de colaboradores.

Deja un comentario