Ni vetos a periodistas ni convocatorias de prensa sin preguntas

El Foro de Organizaciones de Periodistas (FOP) rechaza que Vox impida el trabajo a determinados informadores y medios, y pide que cesen las convocatorias de políticos a la prensa sin preguntas

El Foro de Organizaciones de Periodistas (FOP), del que forma parte la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP), ha difundido hoy el siguiente comunicado:

El Foro de Organizaciones de Periodistas (FOP) rechaza y lamenta el veto que el partido político Vox impone a determinados periodistas y medios, a los que impide acceder a sus ruedas de prensa. Esta decisión es un ataque al derecho a la información de la ciudadanía, intolerable en una democracia.

Con esos vetos, la dirección de Vox demuestra un absoluto desprecio hacia el necesario pluralismo informativo y el trabajo de los periodistas, que son los intermediarios encargados de que se cumpla ese derecho constitucional y, además, no acata la resolución de la Junta Electoral Central (JEC) que el pasado 8 de noviembre le comunicó «que no puede discriminar al medio solicitante [El País, la cadena Ser y el Grupo Prisa], en relación con el resto de medios, impidiéndole el acceso a sus actos públicos de naturaleza electoral, dado que ello comporta una vulneración del artículo 66.2 de la LOREG, interpretado de conformidad con el derecho a comunicar y recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión, recogido en el artículo 20.1.d) de la Constitución Española».

A pesar de esa notificación de la JEC, Vox no permitió que periodistas del Grupo Prisa pudieran seguir el 10 de noviembre la noche electoral desde sus sedes o los locales donde convocó a los medios en distintos puntos de España, en una actitud nada democrática.

Desde la campaña electoral del pasado abril, Vox ha vetado, entre otros, a los profesionales de El País, El Mundo, El Español, Público, Eldiario.es, El Plural, InfoLibre, La Marea, Contexto, La Sexta, el programa «Todo es mentira» (Cuatro), Cadena Ser, Onda Cero, así como a profesionales de distintos medios de comunicación en las comunidades autónomas. Sus diputados en la anterior legislatura incluso recibieron de parte de la dirección del partido una relación de los medios con los que no deben hablar «nunca».

El FOP, una plataforma unitaria integrada por distintas organizaciones sindicales y profesionales de trabajadores de la información, también muestra su rechazo a las cada vez más frecuentes convocatorias de prensa que hacen distintos dirigentes políticos sin aceptar preguntas de los periodistas. Así lo han hecho últimamente el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y Pablo Iglesias, cuando comparecieron para firmar un preacuerdo de futuro Gobierno, y también el expresidente de Ciudadanos, Albert Rivera, cuando anunció su dimisión y abandono del escaño y la política.

Es necesario recordar una vez más, como ha hecho la Junta Electoral Central en la resolución citada, que el derecho a la información es «uno de los pilares de la democracia, como garantía para la formación de una opinión pública libre, y su titularidad corresponde a la colectividad y a cada uno de sus miembros». No pertenece, por tanto, ni a los periodistas ni a las empresas de comunicación, y tampoco a los partidos políticos o a sus dirigentes. Por ello, todos los políticos que respeten la democracia deben respetar el trabajo de los profesionales de la información y, en su caso, utilizar los cauces que les brinda la legislación vigente para exigir rectificaciones o actuar judicialmente cuando lo estimen necesario.

 

Deja un comentario