Voces, música y cultura en defensa del Círculo de Bellas Artes

La crisis amenaza a ese “templo de cultura y libertad” que organiza cada año más de 1.000 actividades y recibe a más de un millón de personas

Presentación del concierto (foto Andrés Gutiérrez).

Presentación del concierto (foto Andrés Gutiérrez).

Madrid, 27 de noviembre de 2013.

Una veintena de artistas han sumado este miércoles sus voces y su música en defensa del Círculo de Bellas Artes (CBA) de Madrid, cuya apuesta por una cultura independiente, crítica y actual sufre también los embates de la crisis económica. El concierto “Da la cara por el Círculo. Da la cara por tu cultura”, que repite el lema de la campaña iniciada el año pasado con ese objetivo, ha reunido a cantantes y grupos como Albert Pla, Amaral, Capilla Real de Madrid, Carmen París, Coque Malla, Dorian, Fuel Fandango, Kiko Veneno, Loquillo y Sabino Méndez, Muchachito Bombo Infierno, Rosendo y su hijo Rodrigo Mercado, Silvia Pérez Cruz, Soleá Morente, Tomasito y Zenet. Presentó el acto el humorista Joaquín Reyes.

Ante la enorme demanda de asistencia, que agotó las entradas, la organización decidió ampliar la jornada festiva y reivindicativa con una sesión de música electrónica a cargo de Dj Bombín, Dj Floro y El Chico Biónico (2PiasDjs/Pias/Mad).

El Sindicato de Periodistas de Madrid (SPM), que tiene mayoría de integrantes en el Comité de Empresa del CBA, comparte la preocupación por la situación económica del Círculo y agradece todos los esfuerzos para asegurar su futuro con el máximo respeto al empleo y las condiciones laborales de la plantilla, elemento clave para sostener esa institución fundamental en la vida cultural y social madrileña.

En la presentación del concierto, la semana pasada, el presidente del CBA, Juan Miguel Hernández León, explicó que las subvenciones públicas de las tres Administraciones cubrían antes de la crisis el 27-28% del presupuesto del Círculo, y ahora apenas suponen el 5%. “Somos más independientes que nunca, y ser independiente tiene su coste”, remarcó, a la vez que reiteraba el compromiso de esa “institución de toda la ciudadanía” por ser una “plataforma de creación y acogida sin sectarismos”. Máxime cuando cada año se organizan allí más de mil actividades a las que asiste más de un millón de personas.

“La cultura es clave para ser críticos”, subrayó Hernández León. Y el Círculo, añadió el escritor Julio Llamazares, es un “templo de la cultura” y un “espacio de libertad”. De ahí su importancia para una sociedad libre y democrática, porque “un país culto es un país más feliz y donde la convivencia es más fácil”, mientras “un país inculto ya sabemos adónde lleva”.

“Lleno de presente y de futuro”

En la misma clave de apoyo a la institución, decenas de personalidades del mundo de la cultura –Almodóvar, Arroyo, Caballero Bonald, Canogar, García Montero, Gibson, Luis Goytisolo, Ibarrola, Antonio López, Marías, Marsé, Matute, Millás, Muñoz Molina, Sabina, Savater, Serrat, David y Fernando Trueba, Zoe Valdés y un largo etcétera– han firmado el manifiesto “El Círculo está lleno de presente. Y de futuro”, cuyo texto íntegro es el siguiente:

Ni esta crisis ni ninguna crisis tumbarán al Círculo.

“El Círculo de Bellas Artes está lleno de presente y de futuro. Representa el entusiasmo de la cultura, por hacerla y por divulgarla. Es, además, un centro para el debate sosegado y para la diatriba constante sobre las aspiraciones de la sociedad.

“Desde 1982, cuando se reinauguró como el epicentro de la cultura española en Madrid, el Círculo ha tenido todas sus puertas abiertas, a España, a Europa, al mundo, y sus antenas bien dispuestas para que ningún creador tuviera sus obras en el desamparo.

E”l Círculo ha gestionado con generosidad y esperanza la confianza que sus socios y la sociedad en general han puesto en el trabajo cultural que aquí es el centro de su compromiso.

“El Círculo ha abierto sus puertas a millones de personas que cada día de todos estos años han sido cómplices y animadoras de una tarea colectiva que no ha tenido desmayo y que no conocerá desmayo.

“La crisis no ha cogido desprevenido al Círculo, que ya sufrió otras; en este momento en que de nuevo sufre gravemente, como toda la sociedad española, este momento de dificultad, el Círculo lanza este manifiesto de esperanza, que quiere ser también una proclama de su fe en que el desarrollo de la cultura es la misma sustancia del desarrollo de los pueblos.

“El Círculo afirma que sin cultura, sin discusión y sin diálogo las sociedades no tienen ni presente ni futuro, y que de este presente incierto solo saldremos más vivos si mantenemos la fe en el trabajo artístico, intelectual, en la conversación incesante entre público y creadores que es la propia esencia del Círculo.

“En este momento, ante el vendaval que tantas esperanzas, tantos empleos y tantas ilusiones está dejando en el camino, el Círculo ofrece su apoyo a los que muchas veces han alcanzado aquí el amparo para su trabajo y para su ansia de saber.

“Y a la vez el Círculo reclama de la sociedad y de los poderes públicos la atención y el apoyo a la cultura sin la cual esta institución no sería este núcleo, este rompeolas de entusiasmo que resiste en España y en Europa.

“Creemos en el Círculo porque queremos que la cultura sea el sustento de nuestra esperanza civil en esta época y siempre.

“Viva la cultura, pues, y viva el Círculo en una sociedad a la que le deseamos el porvenir y la esperanza”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*