Mala fe de Unidad Editorial en las negociaciones

Unidad Editorial retira su anterior propuesta de convenio colectivo, plantea recortar un 6,25% lineal a todos los sueldos, pide que no lo vote la plantilla y anuncia que adoptará otras medidas si no se acepta su oferta

El Grupo Unidad Editorial ha dado marcha atrás en las negociaciones que mantiene desde hace varios meses con los representantes de los trabajadores, para firmar un convenio colectivo único aplicable a todas sus empresas, y les ha presentado una nueva propuesta que anula todo lo que había planteado hasta ahora. Es la primera vez en los 25 años de vida del diario El Mundo que esa empresa actúa de manera tan irresponsable, provocadora e incluso con “mala fe”, en vez de intentar alcanzar un acuerdo, según los comités de empresa.
http://unidadeditorial.com/
En la última reunión para negociar, el 12 de junio por la tarde, la empresa ha sorprendido a los representantes de los trabajadores al comunicarles que retira su anterior oferta, en la que ya había algunos avances, y ha planteado aplicar en 2014 una reducción salarial del 6,25% lineal (el mismo porcentaje a todos los salarios, tanto a los más bajos como a los de directivos y ejecutivos), a partir de los sueldos de 22.000 euros al año. Los comités de empresa habían presentado una fórmula para que el descuento sea proporcional a cada salario, como se ha hecho siempre en el Grupo Unidad Editorial.

Fuentes de la empresa y de los comités han explicado que Unidad Editorial no quiere aplicar los recortes de manera proporcional porque los altos directivos y ejecutivos, que tienen salarios muy elevados, se quejan de que ya les han descontado mucho dinero desde que comenzó la crisis. Los trabajadores responden que a ellos también les han descontado lo que correspondía a su salario, que es mucho más reducido.

La empresa también ha dado marcha atrás en las compensaciones que había ofrecido a cambio de los recortes y las ha eliminado. En su nueva propuesta sólo garantiza estabilidad laboral hasta el 31 de diciembre de este año.

Además, los representantes del Grupo Unidad Editorial en la comisión negociadora han sugerido a los representantes de los trabajadores que acepten esta reducción salarial sin someterla a votación de la plantilla en asambleas, en contra de lo que siempre se hace. En el caso de que su propuesta no sea aceptada, han anunciado que la empresa se sentirá “libre de tomar las medidas que considere oportunas”, algo que los comités de empresa consideran una amenaza de adoptar medidas unilateralmente sin negociarlas.

La comisión negociadora se constituyó hace varios meses con representantes de todos los comités de empresa y delegados de personal, porque gran parte de las empresas del Grupo Unidad Editorial se iban a fusionar en una única sociedad y, como consecuencia, era obligado negociar un convenio colectivo único.

Esa fusión fue aprobada hace meses por el Consejo de Administración. Pese a ello, en la reunión del 12 de junio la empresa ha comunicado a los representantes de los trabajadores que ese proceso de fusión queda paralizado y no es seguro que se vaya a llevar a cabo, noticia que ha sido recibida por los comités como un nuevo engaño.

Los representantes de los trabajadores -la gran mayoría pertenecientes a la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) y a CCOO- han rechazado la nueva propuesta de la empresa y han anunciado que no aceptarán otro recorte salarial fuera del convenio colectivo, como el que negociaron y aprobaron en el último trimestre de 2013.

Aunque la empresa no ha dicho oficialmente que rompe las negociaciones, los representantes de los trabajadores consideran que, en la práctica, su última propuesta anulando todo lo anterior supone una ruptura. Pese a ello, han comunicado a la empresa que mantienen su decisión de “seguir negociando un nuevo convenio colectivo que incluya una rebaja salarial, pero siempre de manera progresiva, proporcional y variable”.

En un comunicado enviado a las 1.350 personas de la plantilla, los representantes de los trabajadores denuncian que lo único que ha hecho la empresa es “dilatar la negociación de una forma incomprensible, habida cuenta de las prisas que la empresa siempre ha planteado durante toda la negociación”.

“Los representantes de los trabajadores vamos a seguir actuando con la misma responsabilidad de siempre, considerando que es mejor, tanto para los trabajadores como para la empresa, llegar a acuerdos en lugar de imponer medidas”,añaden en su nota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*