Los trabajadores de Televisión Canaria mantienen la huelga y no cubrirán la jornada electoral

Madrid, 26 de mayo de 2007. (Nota informativa de Comisiones Obreras y de la Unión de Profesionales de la Comunicación de Canarias, sindicato miembro de la FeSP junto al SPM).

La nueva jornada de huelga de los trabajadores de la Sociedad Canaria de Televisión Regional (Socater) ha provocado, por tercer día consecutivo, que no se emitan los servicios informativos de la Televisión Canaria. Además, al no fructificar las negociaciones mantenidas este sábado, los trabajadores de la cadena autonómica no cubrirán informativamente la jornada electoral del domingo 27. La plantilla responsabiliza al Gobierno de Canarias por mantenerse al margen en un conflicto que afecta al derecho a la información de los ciudadanos. Las negociaciones mantenidas entre el comité de huelga y los representantes empresariales terminaron, una vez más, sin acuerdo debido a la distancia que aún separa a las partes.

Los trabajadores solicitan una reunión urgente del Consejo de Administración del Ente Público de la Radio Televisión Canaria, que hasta el momento no ha cumplido con el papel que le toca en este conflicto. Para complicar la situación desde el ente público, y con el dinero de todos los canarios, se va a contratar a productoras televisivas para que traten de informar a los ciudadanos durante la jornada electoral. Además de la dudosa legalidad de esta acción, los sindicatos consideran esta subcontratación como un despilfarro del presupuesto público, ya que se acaba pagando dos veces por un mismo servicio, salvándole la cara a una empresa participada por el Grupo PRISA, que mantiene este conflicto laboral desde hace semanas.

Los sindicatos presentes en esta negociación, Comisiones Obreras (CC.OO.) y Unión de Profesionales de la Comunicación de Canarias (UPCC) han rebajado sus pretensiones iniciales, pero aun así, desde Socater se mantienen diferencias que ahora mismo parecen irreconciliables. En este afán por desbloquear el conflicto, los trabajadores han propuesto que el nuevo convenio tenga una duración de tres años con un incremento del 7,5 por ciento [en ese trienio] más el IPC, cuando su anterior propuesta era del 9 por ciento.

Sin embargo, la empresa se queda en una propuesta del 5,4 por ciento y, además, introduce como condiciones no negociables cuestiones relativas al trabajo de los profesionales poniéndoles al nivel de las televisiones locales.

Socater también pretende aumentar la movilidad funcional de los trabajadores para que los operadores de cámara también realicen funciones como operadores de imagen o ayudantes de realización. Otra de las exigencias empresariales se centra en que cámaras y redactores vuelvan a asumir la conducción de las unidades móviles para hacer su trabajo, algo que ya se había resuelto hace años, y que ahora la empresa mantiene contratando un servicio de taxis.

Respecto a la reducción de la jornada laboral, la empresa propone que se baje en 24 horas anuales cuando se cumpla el tercer año del convenio, algo insólito, y más difícil de entender cuando los trabajadores plantean una reducción de la jornada de dos horas para que acabe siendo de 38 horas semanales.

La gravedad de la actual situación puede suponer que los canarios no tengan, por primera vez desde que se creó la Televisión Canaria, un seguimiento informativo especial y completo de una jornada electoral tan importante como la de este domingo, lesionándose además un derecho fundamental de los ciudadanos a disfrutar de un servicio público que pagamos entre todos.

Deja un comentario