Los trabajadores de RTVE seguirán enfrentando la amenaza de destrucción masiva de puestos de trabajo

Antonio Peiró
Miembro del Comité de Empresa de RNE por el SPM-FeSP

¡La lucha continúa!. Así terminó el sábado, en la Puerta del Sol de Madrid, la manifestación en defensa de la radiotelevisión pública después de recorrer toda la calle de Atocha, atravesar la Plaza de Jacinto Benavente y bajar por la calle de Carretas. La lucha continúa porque la amenaza no ha sido despejada.

La advertencia realizada desde el Ministerio de Economía y Hacienda de reducir la actual plantilla de RTVE hasta en 5.000 trabajadores (ver, entre otros, El País de 28 de septiembre, página 67) no ha sido retirada y ha movilizado a todos los sindicatos de la empresa. Por eso, la pancarta principal del Sindicato de Periodistas de Madrid dio un claro apoyo a los puestos de trabajo, al servicio público y a RTVE, cuestiones imprescindibles, pero no las únicas, para que la empresa tenga un futuro mejor. Además, el SPM no tiene ninguna vergüenza en defender a los buenos profesionales de la radiotelevisión estatal y sus puestos de trabajo ante quienes sólo ven en esta empresa pública una posibilidad de hacer negocios privados, de incrementar sus beneficios privados o de aplicar planes economicistas. Unos profesionales que vienen reclamando el servicio público que nunca se ha dado auténticamente, la democratización externa e interna de RTVE y su estabilidad financiera. Como la Plataforma en Defensa de la Radiotelevisión Pública, que apoyó la manifestación, en su exigencia de una nueva y buena ley.

La amenaza continúa porque, hoy mismo, el Presidente de la SEPI (organismo al que está adscrita RTVE desde 2001), en declaraciones al periódico El País, sigue manteniendo la incertidumbre sobre los planes de ajuste. Enrique Martínez Robles se limita a constatar que “se ha creado un comité director entre SEPI y RTVE que está elaborando dicho plan pero que no ha iniciado las negociaciones con los sindicatos porque todavía no está terminado. Será a partir de enero cuando se aborde”. Nueva ocasión perdida en los casi tres últimos meses para desmentir que entre las posibilidades que se barajan está la de reducir la plantilla entre un 40% y un 60%. Esa no es una opción para los trabajadores y sus sindicatos. Eso significaría desmantelar RTVE y su servicio público. Es lo que venimos denunciando en asambleas, concentraciones y en la manifestación del sábado.

En cuanto al proyecto de Ley que reformará la norma vigente sobre RTVE (con más de cuatro mil firmas, hasta el momento, que piden que profundice en la democracia, el servicio público y la calidad, y que los sindicatos exigimos antes de cualquier plan de saneamiento) entra mañana, 20 de diciembre, en debate de enmiendas parciales en la Comisión Constitucional del Congreso.

Deja un comentario