Llamamiento de la UPCC a profesionales y medios para “evitar el amarillismo” en la información sobre violencia de género

Madrid, 7 de julio de 2005.

La Unión de Profesionales de la Comunicación de Canarias (UPCC, miembro de la FeSP) ha hecho un “llamamiento a los profesionales de la información y a los medios de comunicación para que eviten cualquier tipo de sensacionalismo, amarillismo y búsqueda del morbo gratuito en las noticias relacionadas con la violencia de género”. La UPCC se hace eco así de las quejas de muchos compañeros y compañeras y del Foro Contra la Violencia de Género de Tenerife ante una noticia, publicada el pasado 4 de julio en la página 54 de ‘La Opinión’ de Tenerife, sobre el crimen de una mujer en el municipio de Santa Úrsula.

“Además de lamentar este tipo de tratamiento informativo en un asunto tan delicado”, remarca la UPCC, “solicitamos al Consejo Editorial de este medio de comunicación su implicación en la aplicación de las normas éticas y morales en este tipo de informaciones”. La organización canaria de la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP), recuerda que “los medios de comunicación deben informar sobre la violencia contra las mujeres con profesionalidad y aplicando normas éticas estrictas para evitar caer en el amarillismo y respetar la dignidad de las víctimas. Las noticias relacionadas con la violencia contra las mujeres deben ser tratadas de forma rigurosa y exenta de cualquier tipo de morbo”.

“No conviene olvidar que la violencia contra las mujeres no es un suceso ni un hecho pasional, sino un delito”, añade la UPCC, antes de subrayar, en referencia al apoyo gráfico de este tipo de informaciones, que “se debe salvaguardar, en todo momento, la intimidad de las víctimas” y que los medios “tienen que realizar una reflexión real sobre la oportunidad de mostrar, o no, la imagen de víctimas mortales de malos tratos”.

El sindicato canario considera “necesario tratar con máxima seriedad los delitos de violencia contra las mujeres” y evitar expresiones como «certera puñalada», «cadáver ensangrentado», «cosida a cuchilladas» o » gran mancha de sangre», ya que “desvirtúan el delito cometido y acercan a los lectores, oyentes y espectadores al morbo y al amarillismo”.

La UPCC recuerda que la Ley Orgánica 1/2004 de Medidas de Protección Integral Contra la Violencia de Género, en el capítulo II, artículo 14, establece que «la difusión de informaciones relativas a la violencia sobre la mujer garantizará, con la correspondiente objetividad informativa, la defensa de los derechos humanos, la libertad y la dignidad de las mujeres víctimas de violencia y de sus hijos. En particular, se tendrá especial cuidado en el tratamiento gráfico de las informaciones».

Finalmente, la organización canaria de la FeSP aconseja la lectura del informe realizado por RTVE con la ayuda del Ministerio de Asuntos Sociales sobre el tratamiento que los medios de comunicación deben dar a la violencia contra las mujeres. En este informe se incluye el “Manual de Urgencia” para saber cómo informar sobre esta clase de delitos.

Deja un comentario