La Revolución Cubana solo ha tardado 60 años en establecer su política de comunicación

José Manuel Martín Medem

15 de enero de 2019

El Partido Comunista de Cuba (PCC) reconoció que “no existe una política de comunicación ni una estrategia que acompañe la actualización del modelo económico” y también “el predominio de un enfoque divulgativo y unidireccional de la comunicación con un exceso de regulación externa en la gestión de los contenidos y la autocensura en los medios”. Y después de un proceso de elaboración de cinco años (2013/2018), ha establecido por primera vez, cuando la Revolución Cubana cumple sesenta años (1959/2019), la Política de Comunicación Social del Estado y del Gobierno para “propiciar mayor participación de la población en el control y fiscalización de la gestión pública”.

Según Ricardo Ronquillo, presidente de la Unión de Periodistas de Cuba, “los medios públicos deberían contribuir al control popular en vez de formar parte de los mecanismos de control político”.

Si de verdad la información deja de ser en Cuba una distribución de instrucciones y avanza hacia el conocimiento para la participación democrática, sería el cambio político más importante desde que comenzó la actualización económica con la presidencia de Raúl Castro. Pero la nueva política, que considera la información, la comunicación y el conocimiento como “un derecho ciudadano y un servicio público”, no se ha incluido en la reforma constitucional que se someterá a referéndum el 24 de febrero y se mantiene como “un recurso estratégico de dirección del Estado y del Gobierno controlado por el PCC”.

La política del PCC establece que “los medios de comunicación social, en cualquier formato o soporte tecnológico, son de propiedad estatal o social y no pueden ser objeto, en ningún caso, de propiedad privada”. Aunque se admite la publicidad en su financiación con las siguientes condiciones:

  • Enfocar la publicidad hacia la orientación del consumo responsable y no a la incitación al consumismo.
  • Garantizar la veracidad sobre los productos y los servicios.
  • Salvaguardar los valores propios de la sociedad socialista cubana.
  • Respetar la diversidad, dignidad y privacidad de las personas.
  • Los programas de radio y de televisión no se interrumpirán para insertar publicidad.
  • Los informativos no tendrán publicidad.

Deja un comentario