La plantilla de El Mundo rechaza negociar medidas de ahorro antes de que acaben las actuales

Los trabajadores de El Mundo han decidido, en una asamblea, no negociar «ahora» una ampliación al año 2012 de las medidas de ahorro que vienen aplicándoles desde hace dos años y que acabarán el próximo 31 de diciembre, sino esperar a ese mes para ver cómo es entonces la situación.

Ante los malos resultados económicos del primer trimestre de este año –debido a que la publicidad no remonta y a la bajada de las ventas, como ocurre en todas las empresas de comunicación–, RCS MediaGroup, los dueños del Grupo Unidad Editorial, han pedido a sus gestores en España que reajusten de nuevo la plantilla, algo que ya hicieron en junio de 2009 con 164 despidos incentivados.

Esos gestores han preferido poner en marcha otras medidas para ahorrar –reducción de páginas en las ediciones regionales y suplementos, desprenderse de la televisión Veo7 a partir del 30 de junio y otras– para no tocar a la plantilla, y a cambio han pedido a la plantilla que siga apretándose el cinturón también durante 2012.

Los trabajadores están muy molestos porque después del ERE que aprobaron en junio de 2009 fueron contratados varios directivos y más tarde Ernesto Sáenz de Buruaga, que ha fracasado en Veo7 y ha supuesto un elevadísimo coste. Por eso, las plantillas de El Mundo, de sus delegaciones en Cataluña y el País Vasco y de Unidad Editorial –la empresa corporativa del grupo– han pedido a la empresa información sobre el ahorro logrado con las medidas que se vienen aplicando desde hace dos años, coste de esos directivos y exigencia de responsabilidades a quienes han adoptado las decisiones erróneas. Y en diciembre hablarán. La empresa ha argumentado que debe preparar los presupuestos del próximo año antes de ese mismo mes.

Los trabajadores de Marca, Expansión, las revistas del Grupo Unidad Editorial y otras empresas también han pedido datos, pero han aceptado sentarse a negociar ahora la prolongación de la situación actual a partir de enero de 2012.

Deja un comentario