La Inspección de Trabajo inicia expediente sancionador a El Mundo

Madrid, 21 de diciembre de 2010 (comunicado comité de empresa de El Mundo, imagen A.Peiró)

“La Inspección de Trabajo de Madrid ha iniciado un expediente para sancionar a la empresa, porque durante más de un año no dio trabajo ni pagó los salarios a ocho fotógrafos de EL MUNDO que la denunciaron judicialmente y ganaron, a pesar de que un juez sentenció que existía relación laboral de ellos con la empresa y, por consiguiente, debían formar parte de la plantilla. La sanción puede oscilar entre 6.000 y 60.000 euros.

Tres de los ocho fotógrafos que presentaron la demanda han llegado a un acuerdo y han sido indemnizados; dos han denunciado judicialmente a la empresa, porque les ofrecía unos horarios de trabajo imposibles de cumplir, y los tres restantes han sido reincorporados, pero no para realizar fotografías, como han hecho siempre, sino para el departamento de proceso gráfico -que preparan las fotos para que se puedan imprimir con calidad- y otro para editar vídeos.

El inspector de Trabajo requirió a la empresa para que repusiera a los tres en su anterior ocupación de fotógrafos, pero se negó a hacerlo.

El inspector ha comprobado que -tal y como han dicho siempre los fotógrafos, su abogado y los representantes de los comités de EL MUNDO y de Unidad Editorial Corporativo-, la empresa decidió no darles trabajo ni pagarles, en represalia porque habían presentado la demanda después de trabajar durante muchos años como plantilla encubierta.

En los últimos meses la empresa ha incorporado a varios fotógrafos más como colaboradores, mientras tiene a tres profesionales de prestigio sobradamente reconocido y demostrado haciendo trabajos que realizan técnicos de servicio y no redactores gráficos como son ellos.

La obcecación de la empresa contra los fotógrafos está costando entre 15.000 y 20.000 euros cada mes, que es el precio aproximado que cuestan las fotografías que ahora realizan los nuevos colaboradores y que podrían hacer esos fotógrafos que son de la plantilla.

Ante este disparate -máxime cuando todos los trabajadores y directivos del Grupo Unidad Editorial estamos padeciendo recortes salariales por la crisis-, el Comité de Empresa de EL MUNDO vuelve a pedir a los máximos responsables de la sociedad que resuelvan definitivamente esta arbitrariedad cumpliendo las sentencias y las resoluciones del inspector de Trabajo. Y el día que haya sentencia sobre los asuntos que aún están pendientes judicialmente, que actúe conforme proceda”.

Deja un comentario