La FIP condena la acción “desesperada y peligrosa” de Estados Unidos contra WikiLeaks

Madrid, 3 de diciembre de 2010 (información de la FIP, traducida de la versión francesa)

La Federación Internacional de Periodistas(de la que forma parte la Federación de Sindicatos de Periodistas) ha condenado las represalias llevadas a cabo contra WikiLeaks y acusa a Estados Unidos de atacar a la libertad de expresión después de haber presionado al servidor del sitio, forzado a cerrar.

Amazon.com ha bloqueado el acceso a WikiLeaks después de que los responsables americanos condenases sus revelaciones políticas y diplomáticas, unas revelaciones que han dado a todo el mundo la posibilidad de un acceso sin precedentes a informaciones detalladas, procedentes de fuentes americanas, que implican a personalidades públicas de primer orden.

“Es inaceptable tratar de negar el derecho de los ciudadanos a saber”, ha declarado Aidan White, secretario general de la FIP. “Estas revelaciones pueden ser molestas en sus detalles, pero denuncian también la corrupción y el doble juego en los asuntos públicos, lo que es digno de ser conocido por el público. La respuesta de Estados Unidos es desesperada y peligrosa, pues va contra principios fundamentales de la libertad de expresión y de la democracia”.

La FIP no se ha posicionado sobre el hecho de publicar cientos de miles de documentos internos que han ocupado grandes titulares en todo el mundo durante los últimos días, pero respalda la decisión de WikiLeaks de utilizar a periódicos respetados como Der Spiegel, The Guardian, New York Times, Le Monde y El País para divulgar las informaciones.

“Esta información está tratada por periodistas serios y profesionales, muy conscientes de sus responsabilidades hacia el público y hacia las personas implicadas en estas revelaciones”, ha declarado Aidan White. “Es simplemente insostenible pretender que esto amenaza la vida de ciertas personas identificadas en los documentos. La única víctima aquí es la cultura del secreto que durante mucho tiempo ha escondido bajo la alfombra los aspectos desagradables de la vida pública”.

La FIP está igualmente preocupada por la suerte de Julian Assange, el fundador de WikiLeaks, y de Bradley Manning, el soldado americano en Irak acusado de ser el origen de las filtraciones y arrestado. Estas dos personas son el blanco de una creciente campaña política orquestada por funcionarios y políticos de derecha.

Julian Assange ha sido forzado a la clandestinidad y es objeto de una investigación policial internacional por un supuesto caso sexual en Suecia. La FIP considera que los llamamientos de la extrema derecha, incluida la ex candidata republicana de Estados Unidos Sara Palin, para que Manning sea ejecutado y Assange perseguido por espionaje, demuestran una intolerancia y un espíritu de persecución peligroso, no solo para estas dos personas sino para todos los periodistas que investigan los asuntos públicos.

“La FIP y sus miembros apoyan los derechos de quienes ofrecen datos y reportajes responsables de interés público”, ha declarado Aidan White. “La reacción excesiva de los políticos y de sus aliados demuestra que no han comprendido la importancia histórica de estos acontecimientos. El derecho de la ciudadanía a estar informada es algo que ya no podrá ser ignorado voluntariamente. Los dirigentes políticos deben acostumbrarse a periodistas que se imponen el deber de trabajar, de forma imparcial, precisa y respetuosa con los derechos de todos, por el interés público”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*