La FeSP urge a garantizar la independencia de TVE y nombrar nuevo presidente

Se solidariza con un trabajador expedientado por denunciar manipulación y con toda la plantilla

Un directivo afirmó que pedir la retirada de ese expediente era como lo de «ETA mátalos»

22 de febrero de 2016. (Comunicado de la Junta Ejecutiva Federal de la FeSP).

La Federacion de Sindicatos de Periodistas (FeSP) considera totalmente insostenible la situación por la que atraviesa Televisión Española (TVE), con una intolerable manipulación y falta de pluralidad en los servicios informativos, contrataciones rechazadas mayoritariamente por la plantilla y grave pérdida de audiencia. Todo ello no es achacable a los trabajadores, sino a la mala gestión de un equipo directivo que ha puesto la televisión pública estatal al servicio del Gobierno del PP de manera descarada, vulnerando las normas éticas y deontológicas de la profesión periodística en perjuicio del derecho a la información de la ciudadanía.

El último despropósito, uno más, lo ha protagonizado un directivo de TVE que ha pronunciado ante el Comité Intercentros esta frase: «Si nos exigís la retirada del expediente es como lo de ‘ETA mátalos’. Nos ponéis en la diana». Así respondió a los representantes de los trabajadores cuando estos pidieron a la dirección que retire el expediente disciplinario abierto a un redactor que realizó un comentario crítico a través del sistema de comunicación interno de la plantilla.

La apertura de este expediente disciplinario ha sido la gota que colma el vaso de una serie de decisiones de la dirección de Televisión Española en la última legislatura, que han sido denunciadas reiteradamente por el Consejo de Informativos. La FeSP muestra su solidaridad con el expedientado, Óscar González, y con todos los trabajadores de TVE, que están cumpliendo con su deber de denunciar la manipulación informativa sistemática en la cadena pública.

La FeSP considera imprescindible un cambio radical en RTVE, para que sea una televisión despolitizada, independiente del Gobierno y al servicio de la ciudadanía. Para ello es necesario que los grupos parlamentarios promuevan con la máxima urgencia la elección de un nuevo presidente o presidenta de la Corporación pública por consenso, la renovación del Consejo de Administración y la reforma legislativa necesaria para garantizar unos medios públicos como los que reclama y necesita una sociedad realmente democrática.

Los directivos de la radiotelevisión pública estatal deberían aprovechar las enseñanzas de Umberto Eco, que siempre criticó con dureza la manipulación informativa y la corrupción, y cuya reciente muerte ha coincidido con uno de los episodios más impresentables vividos en TVE. Si atienden sus planteamientos, el único camino que les queda es la dimisión inmediata.

Deja un comentario