La FeSP rechaza los intentos de la patronal por flexibilizar los despidos

Madrid, 8 de julio de 2009 (comunicado FeSP)

La patronal insiste una y otra vez en reclamar medidas para que los despidos de trabajadores les resulten más baratos, bajo eufemismos como flexibilidad o reforma laboral. Ante esta actitud, la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) denuncia que las políticas neoliberales y desreguladoras son las que han originado la actual crisis económica, que están pagando especialmente, y sin motivo, los trabajadores con la pérdida de sus empleos y con recortes salariales y de derechos adquiridos durante años.

La FeSP va a seguir oponiéndose a esa situación y a esas pretensiones de la patronal, sin hacer la menor concesión a quienes sólo pretenden seguir manteniendo sus beneficios a costa de los trabajadores. Al contrario de lo que persiguen los defensores de esa reforma laboral, los sindicatos integrados en esta Federación exigimos al Gobierno, a los partidos políticos y a las organizaciones patronales que pongan en marcha y sin demora medidas para disminuir sustancialmente los escandalosos niveles de temporalidad en la contratación. Esa temporalidad la venimos arrastrando los trabajadores desde los tiempos en los que la economía ofrecía abultados beneficios empresariales.

Con un desempleo que se acerca al 19% y un déficit público próximo al 10% del PIB, es totalmente irresponsable reclamar una rebaja de las cotizaciones empresariales o de impuestos. Bien al contrario, lo que corresponde es aumentar la recaudación para atender las necesidades del estado de bienestar e incrementar las coberturas sociales. La insistencia de las organizaciones patronales en recortar su aportación demuestra que el objetivo empresarial nunca ha sido ni es el de crear empleo o aumentar el bienestar social sino incrementar sus beneficios incluso en las peores circunstancias.

La actual crisis es el gran fracaso de banqueros, empresarios y políticos ultraliberales y de las recetas que insisten en aplicar. A todos ellos les recordamos que cuando nadaban en la abundancia había en España dos millones de parados, la flexibilidad creció desbocada y se extendió el modelo «mileurista». Bien lo sabemos los trabajadores de los medios de comunicación, ya que nuestras condiciones laborales no han hecho sino empeorar en los últimos años, cuando encontrar periodistas con salarios dignos, con seguridad en el empleo y que puedan desempeñar el periodismo con todas las garantías profesionales ha sido y es, lamentablemente, casi la anécdota.

Deja un comentario