La FeSP rechaza la detención de Julian Assange y que se persiga la publicación de información de interés público

El sindicato de periodistas italiano FNSI considera “inaceptable” que pueda ser juzgado en EE.UU., “mientras quienes mintieron y manipularon los informes que llevaron a la guerra en Irak nunca han comparecido ante ningún tribunal”

12 de abril de 2019

La Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) expresa su preocupación por la detención en Londres de Julian Assange, cofundador de WikiLeaks, y la posibilidad de que sea extraditado a Estados Unidos, donde sería juzgado por haber dado a conocer decenas de miles de documentos que eran de gran interés público, aunque estuvieran clasificados como secretos

El Gobierno de Quito argumenta que le ha retirado la inmunidad diplomática por el “incumplimiento reiterado de las normas de asilo y de mínima convivencia” que debía respetar para permanecer en la embajada ecuatoriana en Londres.

Sin embargo, el exmagistrado Baltasar Garzón, coordinador del equipo de abogados de Assange, considera que se trata de una decisión “arbitraria y sin consistencia”, porque “no es cierto” que haya incumplido las medidas del protocolo de convivencia. Además, recalca, “en ninguna norma internacional está previsto que por el incumplimiento de esas normas se pueda expulsar y dar por finalizado el asilo”. Garzón remacha que “haremos todo lo necesario a nivel nacional e internacional para defender los derechos de Assange, porque entendemos que es una clara persecución política basada en falsedades”.

Por su parte, el Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Edison Lanza, cree que lo sucedido es “un desafío para la libertad de prensa”, y subraya que “el tema de fondo es que los periodistas no deberían ser penalizados por publicar información de interés público, aunque fuera reservada”. La CIDH ya había aclarado anteriormente que Ecuador debía garantizar la no devolución de Assange si no existía una nueva evaluación en sentido contrario a la que le otorgó el asilo.

La FeSP comparte la interpretación del irlandés Seamus Dooley, secretario general adjunto de la National Union of Journalists (NUJ) del Reino Unido y la República de Irlanda, quien destacó el “vínculo inherente” entre la importancia de los documentos confidenciales filtrados por Assange y la información periodística de interés público. A juicio de ese sindicato de periodistas, “el Reino Unido no debe actuar en nombre de la administración Trump en este caso”. En esta línea, el lider laborista británico Jeremy Corbyn tuiteó que “la extradición de Julian Assange a Estados Unidos por exponer evidencia de atrocidades en Irak y Afganistán debería ser rechazada por el Gobierno británico”.

Por otro lado, la Junta Ejecutiva Federal de la FeSP reclama una respuesta de la Federación Internacional de Periodistas (FIP) y de su rama europea (FEP), a las que pertenece, y se suma a la solicitud de la Federazione Nazionale de la Stampa Italiana (FNSI) a la FIP de “una investigación independiente que arroje luz sobre lo sucedido, para proteger la libertad de información y el derecho de la ciudadanía a estar informada”. Raffaele Lorusso y Giuseppe Giulietti, secretario general y presidente del sindicato de periodistas italiano, consideran “inaceptable que el fundador de WikiLeaks corra el riesgo de ser extraditado y juzgado en Estados Unidos, mientras todos aquellos que mintieron a la opinión pública, falsificaron documentos, manipularon los informes que llevaron a la guerra en Irak e intentaron silenciar la información libre, nunca han comparecido ni comparecerán ante ningún tribunal”.

La FeSP considera que la actitud de los Gobiernos de Ecuador y el Reino Unido de desentenderse de la suerte de Julian Assange constituye una flagrante violación de sus derechos fundamentales y un retroceso en la defensa de la libertades de expresión y de información.

Deja un comentario