La FeSP lamenta la manera de designar a Alberto Oliart y su nula experiencia en el sector

Madrid, 12 de noviembre de 2009 (comunicado de la FeSP / foto TVE)

El PSOE y el PP, sin contar con los demás grupos parlamentarios, han pactado bilateralmente el nombre del nuevo presidente de RTVE. La Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) rechaza esta manera de actuar y lamenta que, en un momento de profundos cambios para la radio y la televisión públicas, hayan elegido a una persona que no tiene ninguna experiencia en el sector ni en los medios de comunicación en general.

RTVE se enfrenta a un futuro financiero incierto, al tener que suprimir la publicidad en TVE por ley a partir de enero; al apagón analógico y al nuevo panorama que dibujará la futura Ley General de la Comunicación Audiovisual. En ese contexto, elegir una persona que desconoce por completo el medio es un riesgo al que no deberían someter a la radio y la televisión públicas.

La Junta Ejecutiva Federal de la FeSP no pone en duda la experiencia como gestor de Alberto Oliart, ni su probada dedicación al servicio público como político o su carácter dialogante. Pero esas características no garantizan que sea la persona adecuada para dirigir una corporación tan compleja.

Además, es una incongruencia que RTVE haya prescindido hace dos años de todos sus trabajadores con más de 52 años -más de 4.000 prejubilaciones- y ahora el Gobierno y el PSOE hayan acordado con el PP, sin contar con los demás grupos parlamentarios, designar a una persona de 81 años.

Este consenso entre los dos principales partidos se debe a que se necesitan los dos tercios de los votos del Congreso para este nombramiento, por una parte, y al criterio de aplicar en RTVE una gestión empresarial que prima sobre su carácter de servicio público.

Al pactar este nombre a espaldas de los demás grupos, el Gobierno, el PSOE y el PP distorsionan el mecanismo que prevé la ley reguladora de la radio y la televisión públicas estatales, que nació para garantizar la independencia de RTVE y mantenerla al margen de los intereses del Ejecutivo de turno.

Por la forma en que se ha hecho, y por el resultado, ésta no es una buena noticia para el impulso de una RTVE que, como servicio público, debe ser cada vez más independiente y más fuerte.
Junta Ejecutiva Federal de la FeSP

Deja un comentario