La FeSP denuncia que EFE induce a sus corresponsales a que estafen a la Seguridad Social

Madrid, 23 Abril 2009 (Comunicado de la Junta Ejecutiva Federal de la FeSP y artículo de Dardo Gómez)

“La Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) advierte a los corresponsales y periodistas a la pieza de EFE que las afirmaciones del presidente de la Agencia formuladas el lunes pretenden justificar de manera sesgada la vulneración de sus derechos laborales.

El presidente de EFE defendió ante las asociaciones de la prensa que la propuesta de la agencia de obligar a sus corresponsales a que se den de alta como trabajadores autónomos es una consecuencia de «la entrada en vigor de la LETA” (Ley del Estatuto del Trabajo Autónomo), y afirmó que para ello ha seguido las recomendaciones de la Abogacía del Estado para regularizar la situación de sus colaboradores.

Desde la FeSP ponemos en conocimiento de la Abogacía del Estado, por si no hubiera sido informada, que los corresponsales de EFE no pueden considerarse trabajadores autónomos; ya que en la casi totalidad de los casos trabajan cumpliendo órdenes expresas de la Agencia, con salarios mínimos asegurados, utilizando material de la empresa y hasta, en algunos casos, instalaciones de la misma. Cualquiera de esos extremos ya certifican su relación laboral y así lo expresa literalmente la LETA.

La FeSP recuerda a los corresponsales, redactores y fotógrafos a la pieza de la Agencia EFE que tales afirmaciones del presidente solo pretenden justificar la vulneración de sus derechos laborales adquiridos.

Aprovechando la actual situación de precariedad la cuarta agencia del mundo pretende engañar a estos trabajadores para que renuncien a su estatus e incurran en estafa a la Seguridad Social, ya que serían falsos trabajadores autónomos.

Desde la FeSP reclamamos de la autoridad laboral que no permita esta vulneración pública de la legalidad vigente e insta a la dirección de EFE a que abandone estas prácticas y responda a sus responsabilidades laborales tal como le obliga el Estatuto de los Trabajadores”.

En relación con esta situación, el secretario de Organización de la FeSP, Dardo Gómez, publica en la revista digital El Observador un artículo de opinión con el que inaugura su sección ¿Me quieren oír?

“Estas malas artes -afirma Dardo sobre el comportamiento de la agencia EFE con sus corresponsales- se practican para intentar liberar a la empresa de sus obligaciones laborales; lo que en ningún caso conseguirán si los trabajadores se deciden a denunciarlos ante las autoridades competentes. Abundan hasta la saciedad los fallos de los magistrados de trabajo que demuestran que estos trabajadores no son autónomos y que por más que se les obligue a darse de alta como tales, esto no anula su real condición de trabajadores en relación de dependencia.

Simplemente porque estos periodistas realizan su labor cumpliendo órdenes expresas de las empresas. Esto, los directivos de EFE y de otras empresas periodísticas que practican el mismo juego lo saben muy bien; pero también saben que mientras los trabajadores no los denuncien podrán seguir medrando y estafando a la Seguridad Social. Pero, confían en que, dada la actual situación de precariedad del sector, no serán denunciados sino en muy pocos casos. Un cúmulo de infamia…

Si esto huele muy mal en la cúpula de EFE y otras direcciones de medios; peor huele por el lado de la responsabilidad de la autoridad laboral. Esta sabe, desde hace años, que estas vulneraciones a los derechos de los trabajadores son el pan de cada día de los periodistas a la pieza”.

Dardo Gómez asegura más adelante en su artículo:“En estos momentos en que muchos periodistas están pagando el precio de una crisis que no han provocado, los colegas que trabajan a la pieza y que algunos se empeñan en seguir llamando “colaboradores” son los que peor lo tienen. Producto de esa estafa continuada a sus derechos hoy se encuentran con que no disponen siquiera de seguro por desempleo. Por otro lado, son muchas las empresas que están ofreciendo a sus periodistas en plantilla que acepten un despido a la baja con la promesa de continuar trabajando a la pieza; es decir, librarse de ellos y que sigan trabajando para la empresa desde la absoluta precariedad”.

Puedes leer el artículo completo en www.revistaelobservador.com/index.php?option=com_content&task=view&id=2372&Itemid=64

Deja un comentario