La FeSP aboga por una información que contribuya a erradicar la violencia de género

Madrid, 25 de noviembre de 2012. (Comunicado de la Junta Ejecutiva Federal de la FeSP).

Este 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) manifiesta la necesidad de que medios de comunicación y periodistas seamos conscientes de la importancia de contribuir a erradicar una de las mayores lacras sociales que maltrata y asesina a miles de mujeres y niñas en todo el mundo.
Es preciso recordar que los medios de comunicación realizan una labor de «mediación» y prestación del servicio de la información, y los derechos que poseen en relación con la libertad de información están en función de su destinatario, que es la ciudadanía. Los medios y sus profesionales tienen, además, un compromiso con la realidad social en la que imbrican sus mensajes, desde el último redactor y cámara hasta la dirección de la empresa de comunicación y los colaboradores que participen en ella.

Dada la importancia que la información y la comunicación realizadas a través de los medios tienen para el desarrollo individual y social de las personas, es obligado nuestro compromiso en la defensa de los valores democráticos y del respeto a la dignidad humana, que pasa en este caso por recordar que los malos tratos y la violencia contra las mujeres atentan contra los derechos humanos. Esta violencia nunca debe ser considerada como un asunto privado o doméstico, ni debe ser tratada como una noticia convencional, ni como un suceso de la sección de crónica negra.

La violencia contra las mujeres es un asunto de Estado. En este sentido, es imprescindible que las empresas de comunicación formen a su personal en todo lo relacionado con la violencia machista, y que los medios tengan definido –mediante manuales o libros de estilo– el tratamiento que ha de darse a estas informaciones. También ayudará notablemente la existencia de consejos profesionales en las redacciones, que velen por un adecuado tratamiento de ese tipo de noticias. Y nos parece igualmente necesario que las empresas creen comisiones específicas para actuar contra el acoso o el maltrato, tanto sexual como laboral, que en muchas ocasiones van unidos.

Las administraciones públicas, por su parte, no deberían permitir la difusión de mensajes sexistas que calen en el imaginario colectivo, que incluso podrían ser merecedores de sanciones. Y ellas mismas deben ser conscientes de su importancia como fuente informativa, por lo que deberán formar en la materia a sus gabinetes de prensa y equipos de comunicación.

En cuanto a las organizaciones sociales que trabajan en temas de violencia de género, deben ser conscientes de su papel y relevancia como transmisoras de información a los medios, lo que hace también necesaria su formación en las buenas prácticas informativas y comunicativas.

La FeSP está convencida de que solamente con la conjunción de los esfuerzos de medios de comunicación, administraciones y organizaciones sociales se podrá desmontar el imaginario colectivo, todavía demasiado arraigado en nuestra sociedad, que se muestra permisivo con la violencia, el maltrato y la discriminación contra las mujeres.

Deja un comentario