La dirección de Telecinco quiere silenciar el «caso Couso» durante la campaña electoral

Madrid, 14 de mayo del 2003.

El Consejero Delegado de Telecinco, Paolo Vasile, ha «pedido» a los cámaras que trabajan para la cadena que dejen de llevar las camisetas en las que reclaman una investigación por la muerte de José Couso. Muchos conocéis estas camisetas blancas, con la efigie de Couso en negro por delante sobre la palabra «ASESINADO» y por detrás la frase «QUEREMOS UNA RESPUESTA». Durante el mes transcurrido desde la muerte de Couso, sus compañeros, dentro y fuera de Telecinco, han llevado la camiseta en su trabajo y en su vida privada para mostrar su dolor y exigir una investigación oficial de lo sucedido. Las camisetas han aparecido en fotografías y recursos de televisión.

La dirección de Telecinco considera ahora que estas camisetas pueden interpretarse como «mensaje político», que no son adecuadas con la línea de la cadena y menos en campaña electoral. Vasile no ha concretado si su «petición» se refiere también a símbolos reivindicativos similares como pegatinas en las cámaras o en los coches.

La «petición» suena a imposición y a censura. Hay que recordar que la inmensa mayoría de los cámaras que trabajan para Telecinco (todos menos dos) son autónomos, es decir, son empresas contratadas por la producción de los Informativos. ¿Podrán negarse a esta “amable petición»? Además, la empresa tiene pendiente de cerrar con la familia de Couso las ayudas por la muerte del operador y esta “negociación” también está en el ambiente.

Precariedad laboral y social por todas partes mientras Aznar se molesta con tanta cara de una de las víctimas civiles de “su” guerra en los actos de campaña y pide a su amigo Berlusconi que intervenga. Con este panorama, los cámaras de Telecinco han optado lógicamente por quitarse la camiseta para mantener su puesto de trabajo.

Deja un comentario