La concentración mediática perjudica la calidad de la información

La Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) se suma a la jornada europea ‘En pie por el periodismo’ que este año tiene como objetivo denunciar la pérdida de pluralismo

La Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) se suma a la jornada europea En pie por el periodismo, que se celebra el 5 de noviembre, y denuncia que la concentración de la propiedad de los medios de comunicación en pocas manos provoca un evidente retroceso en el pluralismo y perjudica la calidad de la información.

Por séptimo año consecutivo, la Federación Europea de Periodistas (FEP) –a la que pertenece la FeSP– ha convocado esta jornada de lucha para defender un marco laboral y legislativo adecuado para los profesionales del periodismo, requisito indispensable para que la ciudadanía pueda recibir una información veraz, plural y de calidad. En esta ocasión, el 5 de noviembre está dedicado a los peligros que acarrea la creciente concentración en la propiedad de los medios de comunicación en Europa y su impacto en la calidad del periodismo y en el grave deterioro de las condiciones de trabajo de los profesionales.

European_Media_TycoonsLa información se ha convertido cada vez más en una mercancía cuando debería ser un servicio público al que tiene derecho la ciudadanía, un derecho humano y constitucional. En una sociedad verdaderamente democrática, la información debe ser el soporte sobre el que se sustentan el resto de los derechos para poder ser ejercidos.

La FEP ha denunciado la enorme concentración de medios que acaparan los seis grandes grupos europeos de comunicación . En España también existe esa concentración, y buena prueba de ello es el caso de Atresmedia y Mediaset, dos cadenas que consiguen el 60% de las audiencias televisivas con sus diversos canales y se llevan el 87% de los ingresos. Aquí, además, la situación se agrava porque no existe ninguna ley que regule el derecho a la información y el periodismo profesional, un hecho que, salvo contadas excepciones, no se da ni en la Unión Europea ni en gran parte del mundo.

La FeSP, una vez más, pide al Gobierno y a los grupos parlamentarios que promuevan con urgencia una legislación en estas materias acorde con una democracia moderna. No tendrán que inventar nada, solamente analizar las normativas que existen en otros países y trasladarlas a España. En Europa, el último caso es el Reino Unido, con la promulgación de la Royal Charte que entrará en vigor el próximo 1 de enero. También tienen todas las disposiciones comunitarias y valiosísimos informes de organismos tan solventes como la Unesco.

El Gobierno y los parlamentarios españoles también pueden ser más ambiciosos e inspirarse en las legislaciones que se están aprobando en distintos países de Latinoamérica, donde han regulado por ley la concentración en la propiedad de los medios e incluso están poniendo límites a quién puede invertir en un sector tan sensible como la información. Algunos  de esos países han incorporado a su ordenamiento jurídico medidas tan democráticamente recomendables como la distribución del espacio radioeléctrico a partes iguales entre los operadores públicos, los privados y los movimientos sociales sin ánimo de lucro, el llamado tercer sector de la comunicación.

En este 5 de noviembre, la FeSP hace un llamamiento a los periodistas y al conjunto de la sociedad para que reclamen y apoyen medidas que permitan favorecer el pluralismo en los medios y eviten la concentración de la propiedad en manos de unos pocos que utilicen la información en beneficio propio, sea por sus intereses económicos o políticos y no como un bien social.

Deja un comentario