La Comisión de Quejas y Deontología de la FAPE falla contra “Telemadrid”, ‘La Voz del Tajo’ y “extraconfidencial.com”

Madrid, 14 de marzo de 2008 (redacción de Periodistas.es)

La Comisión de Quejas y Deontología de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) emitió el 6 de marzo tres resoluciones relacionadas con el respeto a la verdad, la revelación de fuentes y determinadas conductas profesionales que afectan a la cadena pública Telemadrid, a ‘La Voz del Tajo’ y a “extraconfidencial.com”

La resolución 2008/22 alude al compromiso ético de respeto a la verdad en relación con un reportaje emitido en los informativos de Telemadrid, el 14 de enero de 2008, en el que se denunciaba un supuesto coladero de inmigrantes en el aeropuerto de Madrid- Barajas. Según el fallo del Consejo, el reportaje falta repetidamente a la verdad, por lo que debería corregir el error con el mismo despliegue audiovisual empleado en su difusión y ofrecer una disculpa.

La 2008/20 trata la valoración de conductas profesionales en relación con la publicación de una noticia que aún no se había producido por parte del periódico digital “extraconfidencial.com” bajo el título “Maurizio Carlotti, de fracaso en fracaso hacia la victoria final”, publicado el 13 de diciembre de 2007, ha fallado que conculca los artículos 2 de “compromiso ético del periodista en respetar la verdad”, y 13 “por haber publicado material informativo falso, engañoso o deformado”.

La resolución 2008/21 aborda la revelación de las fuentes de información por el director del semanario “La Voz del Tajo”, Alberto Retana. La Comisión ha resuelto que “la revelación de las fuentes sin base en argumentos periodísticos que lo justifiquen no era necesaria ni imprescindible para la veracidad de la información“. Asimismo, considera que el descubrimiento de la identidad de los guardias civiles afectados “les ha podido causar daños y perjuicios como fuentes y personas informantes” y termina citando un principio de la profesión periodística: “Fuentes desveladas fuentes cegadas”.

Sobre el compromiso ético de respeto a la verdad en Telemadrid

El Comité de Empresa de Televisión Autonomía de Madrid, SA mediante escrito de 8 de febrero de 2008, formuló ante la Comisión de Quejas y Deontología de la FAPE una petición de apertura de expediente deontológico a Telemadrid por “una gravísima violación de las más mínimas normas de la ética periodística y un daño profesional de todos los que trabajamos en Telemadrid”; y solicitaron “no tanto que se juzguen conductas individuales de compañeros en el ejercicio de la profesión sino una decisión empresarial que no ha tenido empacho en saltarse las normas profesionales y el propio Libro de Estilo de Telemadrid”.

Los hechos denunciados son que el pasado 14 de enero, los Informativos de Telemadrid emitieron un reportaje en el que se denunciaba un supuesto “coladero” de inmigrantes en el aeropuerto de Barajas. Los denunciantes exponen que el citado reportaje se grabó un mes antes de su emisión con cámara oculta y con la colaboración expresa y activa de un policía de uniforme y de un dirigente del sindicato policial CEP. La presencia y participación de estos policías que aparecen grabados por las cámaras de seguridad del aeropuerto, se ocultó al espectador de Telemadrid para hacer creer que la reportera “se colaba sin ayuda”.

Sólo por este motivo entienden que se habría violado el Libro de Estilo de Telemadrid que establece claramente que “los redactores de Telemadrid se abstendrán de manipular las imágenes (en el sentido de alterar su significado) en cualquiera de las fases de su tratamiento, grabación, edición y difusión). También se prohíbe cualquier tipo de escenificación tendente a hacer pasar por real una situación recreada”.

Razonamientos profesionales y deontológicos de la ponencia

Al examinar los documentos aportados por la parte denunciante, la ponencia de la FAPE documenta que el 31 de enero de 2008, la Dirección General de la Policía informé de que “el pasado mes de julio (2007) se desarticuló una red que introducía ilegales en España sin pasar los controles de pasaportes por el procedimiento denunciado por Telemadrid, asegurando que en las citadas puertas se han redoblado desde entonces las medidas de seguridad con recursos humanos y materiales (arreglo de las puertas, cámaras y vigilantes de seguridad) y que la operación concluyó en julio con la detención de 13 personas, entre ellas 3 empleados del Aeropuerto. Esta operación policial se hizo pública y tanto la cadena autonómica como la redactora han admitido que la conocían (aunque niegan cualquier impostura), por lo que la Ponencia de la FAPE deduce:

Que la cadena autonómica ha alterado el significado de las imágenes por cuanto la situación es una “recreación” de algo que pasaba hasta el mes de julio de 2007 pero no es una situación real que se diera en el momento en que se grabó el reportaje, el 18 de diciembre de 2007 que además no se emitió hasta el 14 de enero de 2008 y tanto el presentador de los informativos como la periodista que firma el reportaje, usan el presente de indicativo “se cuelan”. Y al mismo tiempo ocultan que la policía había puesto fin a esta situación el pasado mes de julio. Por tanto, se conculca claramente el artículo 2 del Código Deontológico. (“El primer compromiso ético del periodista es el respeto a la verdad”).

Al día siguiente al reportaje, el mismo presentador de Telemadrid retomaba “la exclusiva” hablando del hecho en pasado (“los ilegales se colaban”, no “se cuelan” como dice en el reportaje del día anterior) y sigue: “la policía nos confirma que existió el coladero pero que ya está arreglado”.

Por otra parte, tanto la nota de prensa enviada el 22 de enero por el Comité de Empresa de Telemadrid como la nota de las Secciones Sindicales del mismo día, insisten en que el reportaje habría violado el Libro de Estilo de Telemadrid que establece que “los redactores de Telemadrid se abstendrán de manipular las imágenes en cualquiera de las fases de su tratamiento (grabación, edición difusión). También se prohíbe cualquier tipo de escenificación tendente a hacer pasar por real una situación creada” Ambos documentos denuncian que “el reportaje se grabó un mes antes con cámara oculta y con la colaboración expresa y activa de un policía de uniforme y un dirigente del Sindicato policial CEP. La presencia y colaboración de estos policías, que aparecen grabados por las cámaras de seguridad del aeropuerto, se ocultó a los telespectadores de Telemadrid para hacer creer que la reportera “se colaba sin ayuda”. Por tanto se deduce

Que la cadena autonómica ha ocultado que la reportera, Laura Gómez, fue escoltada por personas que le facilitaron la apertura de la puerta de seguridad que da acceso a la salida del aeropuerto de Barajas mediante una tarjeta de identificación. Primera falsedad: la reportera no iba sola ni abrió la puerta por sus propios medios. Segunda falsedad: según el reportaje, la “hoja de ruta” para llegar a la primera puerta la proporcionó una mujer de limpieza del aeropuerto cuando estas hojas las facilitaban las propias mafias que introducían a los ilegales. En el reportaje también se omite que la citada puerta está vigilada por una cámara de seguridad de AENA. Por tanto se conculca repetidamente el artículo 2 del Código Deontológico que dice que “el primer compromiso ético del periodista es el respeto a la verdad”.

El Comunicado del Sindicato policial SUP del 17 de enero, denuncia “el montaje” de Telemadrid, por la manipulación llevada a cabo por un compañero de la CEP y una periodista de Telemadrid al afirmar que existe una supuesta “puerta de entrada de ilegales en España por la Terminal-4, cuando hace seis meses que se desmanteló un grupo que usaba dicho procedimiento”. El comunicado del sindicato policial califica lisa y llanamente de “mentira todo el reportaje”, coincidiendo
con las declaraciones del comisario del citado aeropuerto. Sigue diciendo que “las cámaras del aeropuerto han grabado a un policía de uniforme, manipulando la puerta que supuestamente utilizaban para entrar ilegalmente en España, para facilitar el paso a la periodista y al compañero de ésta, miembro de la dirección de CEP. Este compañero (Rodrigo Gavilán) que está suspendido -prosigue el comunicado- es representante de la CEP en el aeropuerto de Madrid-Barajas”.

En este comunicado tenemos un segundo testimonio del “montaje” que llevó cabo Telemadrid, al indicar que fue un compañero de la CEP el que colaboró en la mentira por lo cual se halla suspendido.

Finalmente, la información publicada en el diario “El País”, el 22 de enero de 2008, en el que se recogen las fotografías de la cámara de seguridad de Barajas en la que aparecen los dos acompañantes de la periodista, aportaría una prueba más al “montaje” de Telemadrid que hacer ver que la reportera se cuela sin ayuda y consigue salir del aeropuerto sola por su cuenta y riesgo.

“El País” también denuncia que Telemadrid usó una cámara oculta en su bolso para elaborar el reportaje, lo que queda patente por malos los encuadres de las secuencias del reportaje. Según el artículo 14 del Código Deontológico, “en el desempeño de sus obligaciones profesionales, el periodista deberá utilizar métodos dignos para obtener información, lo que excluye los procedimientos ilícitos.”. ¿Es un procedimiento ilícito la cámara oculta en el bolso de la periodista para demostrar (de ser cierto) un fallo en el sistema de seguridad del Aeropuerto que no se hubiera podido demostrar por otros medios? Creo que no, en este caso por lo expuesto. Sí lo es (ilícito) jurídicamente y por tanto las pruebas así conseguidas no son válidas ante un juez, pero no en el caso del periodismo de investigación o de denuncia de un hecho desconocido por el público que puede ser lesivo en sus consecuencias para la sociedad en general.

Las alegaciones dadas por la periodista autora del reportaje, por el agente de la CEP que la acompañó en su recorrido por la Terminal-4 y por la cadena autonómica, extraídas de los documentos presentados en la denuncia son las siguientes:

Laura Gómez dice, según “El País”: “me limité a denunciar una situación que sigue existiendo, no a simular que me colaba”

El suspendido policía de la CEP, Rodrigo Gavilán, que acompañaba a la reportera Laura Gómez en el vídeo de AENA, declaró, siempre según “El País”: “Es una reconstrucción que puede que se preste a confusión pero no engaña a nadie porque se siguen colando por ahí”.

Y la cadena autonómica, como queda señalado más arriba, al día siguiente a la emisión del reportaje sobre el coladero de la T-4, afirma por boca del mismo presentador: “la policía nos confirma que existió el coladero pero que ya está arreglado”. ¿Quizá a modo de rectificación? El hecho de que al día siguiente Telemadrid se apresurara a dar noticia de una información de la policía que desmentía su reportaje del día anterior parece dar a entenderlo. Pero, según el apartado b el artículo 13 del Código Deontológico. “Advertida la difusión de material falso, engañoso o deformado, estará obligado (el periodista o medio) a corregir el error sufrido con toda rapidez y con el mismo despliegue tipográfico y/o audiovisual empelado para su difusión. Asimismo difundirá a través de su medio una disculpa cuando así proceda”. Tras un reportaje “en exclusiva” de 5 minutos, el presentador de RTVM emplea, al día siguiente, exactamente 17 segundos en dar tan sólo noticia de una información recibida de la policía sin admitir de ninguna forma que la reportera y la cadena ofrecieron un montaje o cuando menos se equivocaron y por ello presentan disculpas. Por tanto, se conculca el apartado b del artículo 13 del Código deontológico.

Atendiendo lo anteriormente expuesto, la ponencia considera que la periodista y la propia cadena autonómica, como responsable subsidiaria de los contenidos de sus emisiones pero también de la deontología profesional de la reportera que se prestó a protagonizar el montaje, son responsables de la infracción del artículo 2 de del 13 b del Código Deontológico.

Resolución

A la vista de los razonamientos expuestos, la Comisión de Quejas y Deontología de la FAPE entiende que los responsables del reportaje de Telemadrid, presentado el 14 de enero pasado en el informativo de las 09.00 horas por Julio Samoano, en el que se denunciaba “en exclusiva” a la Terminal-4 como el coladero de inmigrantes del Aeropuerto de Barajas” conculcan repetidamente el artículo 2, y también conculca el apartado b del artículo 13 del Código Deontológico de la FAPE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*