Juicio a través de una pantalla de televisión

Desde el día 6 de mayo, los periodistas que cubren en la Audiencia de Barelona un juicio contra ocho funcionarios de la cárcel de Quatre Camins (Barcelona) -acusados de torturas y vejaciones a los reclusos que protagonizaron un motin el 30 de abril de 2004- tienen que seguir las sesiones a través de una pantalla de televisión y desde una sala distinta a la de la vista oral, porque ésta es muy pequeña y no caben en ella.

Dado el interés que ha despertado este juicio, por la trascendencia pública que tuvieron en su día lso hechos, los periodistas que habitualmente cubren la información judicial consideran que se debería haber habilitado una sala más amplia para celebrar la vista oral, puesto que elegida hay apenas una docena de asientos destinados al público. No obstante, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña

(TSJC) decidió que los informadores sigan las sesiones de la vista oral desde otra sala situada en la segunda planta del palacio de Justicia, en una pantalla de televisión que retransmite la señal institucional de vídeo y audio.

Esta decisión es excepcional, porque la ley establece que las audencias son públicas -salvo algunos casos, como los delitos de violación o aquellos en los que hay menores de edad implicados. El TSJC ha pedido a los periodistas que tengan en cuenta la muy reducida capacidad de la sala de vistas y, en vez de celebrar el juicio en otra más amplia, les ha solicitado «la máxima colaboración» para que sigan las sesiones desde esa sala de prensa

Deja un comentario