Huelga en RTVE

Madrid, 30 de marzo de 2006

Los autores del plan de desmantelamiento de RTVE y sus partidarios no han parado de declarar que es negociable, pero no han retirado ni una de sus propuestas iniciales a pesar de la oposición que han levantado. Sólo han anunciado cierta rectificación ante la clara movilización de los compañeros de Cataluña y de Canarias. Ese es el camino. El que venimos haciendo desde el otoño pasado quienes defendemos una estructura y una plantilla que permita un futuro competente, de calidad y diversificado. Ha llegado la hora de aumentar la señal de nuestra disconformidad. No esperaremos a que se pierda RTVE para valorar lo mucho que significaba. La realidad está ahí, grande como una montaña: quienes no la ven es porque, simplemente, han decidido mirar hacia otro lado.

La SEPI no actúa con RTVE al servicio de lo público, es un brazo ejecutor oculto de los intereses del mercado. Cuando alguien miente es para ocultar algo y la SEPI miente cuando dice que su plan significa la única posibilidad de supervivencia de RTVE. Al contrario, su plan la arrinconará irremisiblemente porque le da un tratamiento de “todo a cien”, sin valorar lo sustancial, aplicando la visión gruesa de un simple mercantilista.

El SPM se ha esforzado en analizar y argumentar con detalle las consecuencias reales de este plan (se pueden consultar nuestras hojas informativas y los comunicados de la FeSP en nuestra página web); es el momento de concretar al máximo los motivos fundamentales para secundar la huelga:

1.– Exigimos que primero sea elaborada la nueva ley y que luegosean adoptadas las medidas que la hagan posible.

2.– Sin una estructura fuerte, diversa y con medios adecuados, nohay servicio público.

3.– Sin profesionales suficientes y suficientemente cualificados,no hay servicio público.

4.– Mientras la SEPI no modifique sustancialmente su plan lorechazamos frontalmente porque desmantela RTVE.

En RTVE se han perdido muchas ocasiones de demostrar colectivamente que importaba algo más que mantener el puesto, el salario y el plus. Directivos y no directivos. Demasiados intereses particulares y demasiados grupúsculos se han interpuesto. El SPM y las organizaciones integradas en la Federación de Sindicatos de Periodistas siempre hemos colocado al mismo nivel las reivindicaciones laborales, económicas y profesionales porque sólo todas juntas permiten informar con responsabilidad, dignidad, libertad e independencia. Una concepción fundamental en los principios del SPM y de la FeSP. En los medios privados y en los públicos. Ahora, con mayor motivo. Sin dignidad profesional ni responsabilidad social por parte de los trabajadores de RTVE, tampoco tendrá futuro la radiotelevisión pública.

Ni los prejubilables, ni los que aspiran a ser fijos, ni los que tengan seguro que van a continuar, deben quedarse mirando “lo suyo” porque en esta ocasión se trata de mucho más. Desde RTVE se construye democracia, sociedad y libertad o se destruye. Es una responsabilidad colectiva que debemos ejercer en esta situación crucial frente a quienes, con mejores o peores palabras, pretenden someter, esta vez brutal y definitivamente, a RTVE. Por eso debemos secundar, clara y masivamente, esta primera huelga contra el desmantelamiento. Si no es un éxito, la negociación se planteará desde la debilidad, con todas sus consecuencias negativas. Sin una respuesta contundente, el margen será mínimo. Así de claro.

SINDICATO DE PERIODISTAS DE MADRID(SPM) y FEDERACIÓN DE SINDICATOS DE PERIODISTAS (FeSP)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*