Huelga de 48 horas en EFE si hay ajuste unilateral de la dirección

Madrid, 26 de marzo de 2010 (foto comité intercentros de Efe)

El comité intercentros de la Agencia Efe ha acordado tramitar la convocatoria de una huelga de cuarenta y ocho horas para los días 22 y 23 de abril ante la amenaza de la dirección de llevar a cabo unilateralmente una modificación sustancial de las condiciones de trabajo de la plantilla.

Según anunció públicamente el presidente de la agencia, Alex Grijelmo, a la asamblea de trabajadores el 24 de febrero, la modificación de horarios supondría la eliminación de los pluses correspondientes que cobra algo más de media plantilla y el despido de 30 trabajadores, con efectividad a 1 de mayo (ver noticias relacionadas en esta misma sección).

El comité intercentros considera que esta decisión de la dirección supone “una clara ruptura del pacto de no agresión por el que ambas partes se comprometieron a no acometer medidas unilaterales en tanto no se celebre el referéndum sobre un posible recorte salarial”.

“El incumplimiento del pacto alcanzado el 3 de marzo -continúa la nota de los representantes sindicales- ha llevado al Comité a concretar las acciones a adoptar si los trabajadores dicen NO a los recortes salariales y la dirección no modifica sus intenciones.
Ante esa posibilidad, el Comité ha decidido tramitar la convocatoria de una huelga de 48 horas para el 22 y 23 de abril, coincidiendo el último de esos días con la jornada de paro en RTVE, para forzar a la dirección de Efe a reconsiderar su política de recortes de sueldos y su amenaza de despidos, insólitas en el sector público.

Asimismo, en cuanto se envíen las cartas de preaviso sobre cambios horarios, lo que puede suceder en los próximos días según algunos directores y delegados, el Comité Intercentros interpondrá una demanda de conflicto colectivo ante la Audiencia Nacional contra la dirección de la Agencia por acometer unilateralmente una modificación sustancial de las condiciones de trabajo. El Comité recomienda a los trabajadores a los que llegue la carta que la firmen y añadan “No conforme”.

Portavoces de la dirección dicen por ahí que la situación podría ser reversible si del referéndum del 14 de abril saliese un SÍ y se cerrase luego una negociación satisfactoria para la empresa.

Si en el referéndum se votase mayoritariamente por el SÍ, el Comité iría a la mesa negociadora del convenio con una propuesta seria de negociación para minimizar en lo posible la rebaja salarial que quiere imponer la dirección de la empresa, y se vería obligado a retirar tanto la convocatoria de huelga como el conflicto colectivo, siempre que la empresa negociase de buena fe y revocase la supresión de los pluses y la modificación de horarios generalizada desde el 1 de mayo. En caso contrario, los trabajadores nos veremos obligados a llevar a cabo las medidas de presión”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*