Huelga a medias en RTVE

Madrid, 30 de abril de 2010 (foto M.Ch.)

Los datos comparativos entre la jornada de huelga de hoy y la del pasado 3 de marzo son significativos. Ahora, los convocantes han ofrecido un seguimiento de entre el 50% y el 65% y entonces dieron una cifra de participación del 95%. La dirección de RTVE constata un seguimiento hoy del 26,7% y el 3 de marzo del 51%.

Los sindicatos mayoritarios habían convocado al paro pero se han abstenido de movilizar a sus afiliados y su presencia ha sido más que discreta a las puertas de Prado del Rey y Torrespaña.

Se veía venir después del resultado del referéndum del martes pasado en el que, de un censo de 6.371 trabajadores, votaron 3.588 y de estos, el 49% lo hizo contra el preacuerdo alcanzado entre la dirección y CCOO-UGT (activando la huelga de veinticuatro horas) y el 45% apoyó los términos de la negociación.

También la participación en las asambleas de ayer fue considerablemente menor que en las convocadas previamente a la huelga de abril y las concentraciones a las puertas de los centros de trabajo han contado con la mitad de los piquetes informativos de entonces.
En realidad, la programación se ha visto más alterada por los recortes previos contenidos en los servicios mínimos que por la inasistencia de trabajadores a sus puestos.

UGT, firmante del preacuerdo rechazado en referéndum, llamaba a la huelga por el compromiso de todos los sindicatos de aceptar el resultado de la consulta pero en una hoja informativa dejaba claro que “no podemos obviar a los muchos compañeros que hoy nos han llamado para decir que no están de acuerdo, y que tienen un grave dilema ante la huelga del próximo 30 de abril”. El sindicato se posicionaba insistentemente en estos términos: “todos los afiliados y representantes de UGT en RTVE deberán tomar sus propias decisiones y secundar o no la huelga según lo que les dicte su responsabilidad sindical individualmente”.

En cuanto a CCOO, el otro firmante del preacuerdo, subrayaba el día después del referéndum que el NO había ganado por una diferencia de 145 votos, lo que “nos conduce a la huelga”. “Asumimos el resultado -terminaba el comunicado- y seguiremos trabajando por el bien de todos y todas las trabajadoras de CRTVE y de sus justas reivindicaciones. Todos y todas necesitamos una reflexión”.

Ahora queda por delante la gestión en la mesa de negociación del resultado del referéndum y de la huelga para alcanzar un documento que permita el acuerdo, aunque CCOO considera que el margen de maniobra es muy pequeño ya que, según su valoración, lo sometido a consulta contenía “el 90% de las reivindicaciones realizadas por la representación sindical”. Por el contrario, los sindicatos minoritarios han valorado el preacuerdo como una venta de los intereses de los trabajadores y esperan, en comunicado conjunto de Apli y Alternativa, “que cambie el concepto que nos querían imponer: concesiones a cambio de trabajo”.

Para más datos sobre el conflicto ver noticias relacionadas en esta misma página.

Deja un comentario