El Tribunal Supremo confirma la condena a la agencia Korpa y considera accidente laboral la muerte de una reportera

Madrid, 12 de noviembre de 2008 (comunicado del SPA)

El Tribunal Supremo ha dictado un auto definitivo en el que rechaza el Recurso de Casación presentado por la Agencia Korpa y confirma íntegramente la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Sevilla, que a su vez ratificaba una anterior del Juzgado Social 4 de la capital hispalense. En ella se declara accidente laboral la muerte de Ana Belén García, reconociéndose su vinculación laboral con esta agencia especializada en temas del corazón y se condena a Korpa al pago de una indemnización de 89.673 euros a la familia de la reportera.

Ana Belén García, reportera de la Agencia Korpa, propiedad de las también periodistas Paloma García Pelayo y Ángela Portero, falleció en un accidente de trabajo “en misión” el 20 de enero de 2005 cuando se dirigía, en compañía de una Reportera Gráfica de la misma agencia, desde Sevilla a Córdoba a cubrir un acto de los Príncipes de Asturias, en automóvil facilitado por la empresa KORPA.

Aunque contra el auto del Supremo cabe recurso ante el Tribunal Constitucional, el Sindicato de Periodistas de Andalucía (SPA) y la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP), que han ejercido las acciones judiciales a través de su abogado Carlos Crisóstomo, consideran que esta nueva decisión judicial deja definitivamente en evidencia la actitud empresarial de los dueños de KORPA.

Desgraciadamente, lo ocurrido a Ana Belén García no supone una excepción, sino todo lo contrario, es la forma habitual en la que muchos profesionales de la comunicación desarrollan a diario su trabajo. Jornadas interminables, obligados a hacerse autónomos, sin el reconocimiento expreso de la vinculación laboral, pese a que son las empresas las que determinan todos los elementos del trabajo a realizar, o con contratos en precario, y todo ello bajo sueldos de miseria. Esa es la realidad a la que se enfrentan más del 30% de los periodistas en España. Una situación que la crisis económica amenaza con empeorar todavía más, como lo demuestran los numerosos despidos que se están produciendo en numerosos medios de comunicación, al amparo de la caída de la publicidad, pese a que las cuentas de resultados siguen registrando beneficios.

Por todo ello, el SPA y la FeSP muestran su más absoluta satisfacción por el auto del Supremo que consideran un respaldo judicial a las numerosas denuncias que sobre la situación de los periodistas, y en especial los que se ocupan a los temas del corazón, vienen realizando.

Se trata de un éxito de la profesión periodística que los medios de comunicación deberían entender como un serio toque de atención a las prácticas empresariales que desarrollan y que basan en las precarias condiciones laborales, salariales y profesionales de sus trabajadores, la consecución de gran parte de sus beneficios económicos.

Asimismo para el SPA y la FeSP este caso demuestra, una vez más, la necesidad de establecer un Estatuto que regule legalmente la profesión periodística, así como una ley de derechos laborales que lo complemente.

Deja un comentario