El PP comete un grave atentado antidemocrático al desmantelar el modelo público de la RTVV

Comunicado de la Junta Ejecutiva Federal de la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP).

El Gobierno del Partido Popular (PP)en la Comunidad Valenciana ha cometido un gravísimo atentado contra el modelo de servicio público autonómico de la Radio Televisión Valenciana, al aprobar el despido de 1.198 trabajadores -de los 1.678 que integran la plantilla- para lograr su objetivo de poner en manos de empresas privadas la casi totalidad de la programación. El ERE en la RTVV, por muchas justificaciones que se busquen, es la primera nefasta consecuencia de la reforma de la Ley General de la Comunicación
Audiovisual
, que impuso el Partido Popular en el Congreso con su mayoría absoluta y que permite la práctica externalización de las televisiones públicas autonómicas y abre la puerta a su privatización.

La Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) denuncia que los trabajadores de la RTVV son los únicos que van a pagar las consecuencias de una situación que no han provocado, mientras que a los sucesivos gobiernos autonómicos -especialmente, los que presidieron Eduardo Zaplana y Francisco Camps-, que son los máximos responsables de haber sobredimensionado la plantilla de esa cadena y de haberla llevado a acumular una deuda de 1.200 millones de euros por utilizarla para sus intereses partidistas y personales, les sale gratis su nefasta y vergonzosa gestión.

Este ERE brutal es un precedente para acabar con las televisiones públicas, un viejo deseo del PP y de las empresas privadas, que negando la rentabilidad social de un servicio público de proximidad -y, en casos como la RTVV, de normalización cultural y lingüística-, se centran en sus déficits económicos e ignoran que su crisis se debe también a su trayectoria de control político gubernamental que resta toda credibilidad a las cadenas y provoca una pérdida de audiencia.

La Junta Ejecutiva Federal de la FeSP reitera que las televisiones autonómicas son necesarias en una sociedad como la española, pero bien gestionadas por profesionales y no utilizadas como un instrumento de propaganda del gobierno de turno. Así, pueden ser incluso más baratas que si se gestionan desde productoras privadas, preocupadas sólo por el beneficio y que pagan salarios poco dignos a unos trabajadores con escasos derechos laborales.

La FeSP también denuncia que los miembros del PP en el Consejo de Administración de la RTVV aprobaron el ERE con nocturnidad estricta -convocaron la reunión a las 21.30 horas y, en segunda convocatoria, a medianoche- y sin apenas negociar, acordando la mínima indemnización que prevé la ley tras la última contrarreforma laboral: 20 días por cada año trabajado.

Esta Federación expresa su total solidaridad a los trabajadores afectados y apoya la decisión de sus representantes de demandar a la dirección de la empresa.

Deja un comentario