El periodismo mentiroso de la matanza de Tlatelolco

Un libro del periodista Jacinto Rodríguez Munguía desvela la manipulación informativa para acusar al movimiento universitario de organizar una ‘conspiración comunista’

11 de octubre de 2018

Cincuenta años después, todavía no se sabe cuántos murieron el 2 de octubre de 1968 cuando el Gobierno del PRI ordenó al ejército disparar sobre los estudiantes que se manifestaban contra el autoritarismo y la corrupción en la plaza de Tlatelolco de la ciudad de México.

Se sabía que desde el departamento de prensa de la Secretaría de Gobernación se dirigió la campaña mentirosa que acusaba al movimiento universitario de organizar una conspiración, dirigida por la Unión Soviética y Cuba, para reventar al Gobierno del PRI. El presidente era Gustavo Díaz Ordaz, y Luis Echeverría ocupaba la Secretaría de Gobernación; los dos colaboradores de la CIA, según el periodista estadounidense Jefferson Morley, que lo demuestra en su libro “Nuestro hombre en México” sobre la actuación del delegado de la agencia Winston Scott.

Y ahora se denuncia que el responsable de aquella manipulación informativa del 68 era el filósofo y asesor presidencial Emilio Uranga. Lo señala el periodista Jacinto Rodríguez Munguía, que ha investigado durante veinte años las redes de la policía secreta en México. Hace su denuncia en el libro “La conspiración del 68. Los intelectuales y el poder: así se fraguó la matanza”. Uranga firmaba con el seudónimo de El sembrador una columna semanal en el diario sensacionalista ‘La Prensa’, y, a través de la Secretaría de Gobernación, contaminó al sistema de medios de comunicación con la acusación de comunistas contra el movimiento estudiantil para justificar la matanza de Tlatelolco. Rodríguez Munguía denomina a Uranga “el Goebbels de México”.

Deja un comentario