El Grupo Rizzoli dice que no va a vender Unidad Editorial

Madrid, 13 de febrero de 2013.

El Grupo Rizzoli-Corriere della Sera (RCS), propietario de Unidad Editorial –editora de ‘El Mundo’, ‘Marca’, ‘Expansión’ y numerosas revistas–, ha comunicado al Comité de Empresa Europeo que no ha intentado vender esta empresa española ni ninguna de sus cabeceras. “Ni tenemos previsto hacerlo”, afirmó el lunes último en Milán el consejero delegado, Pietro Scott Jovane en respuesta a las preguntas de los representantes españoles en el citado Comité.

No obstante, entre los trabajadores de las empresas del Grupo Unidad Editorial existe preocupación, porque RCS ha presentado un plan trienal 2013-2015 con el que pretende ahorrar 80 millones de euros en Italia y España, pero no ha concretado de qué manera va a llevar a cabo la ampliación de capital de 180 millones que necesita ni tampoco si podrá prosperar la renegociación de su deuda con los bancos.

Los representantes de Unidad Editorial en ese Comité de Empresa Europeo pertenecen al Sindicato de Periodistas de Madrid-Federación de Sindicatos de Periodistas (SPM-FeSP) y a Comisiones Obreras (CC.OO.). Tras regresar de la reunión en Milán han enviado a la plantilla un comunicado en el que explican las previsiones del grupo para España, entre ellas la rescisión inmediata del contrato a 10 directivos, realizar ajustes de personal “puntuales” en las delegaciones de ‘El Mundo’ –el mes pasado ya despidió a seis personas en el País Vasco– y no renovar las bajas que se produzcan de manera natural.

El comunicado es el siguiente:

Nota aclaratoria de los delegados españoles del CAE (Comité de Empresa Europeo) de RCS

La publicación ayer en la edición digital del diario italiano ‘Corriere della Sera’ –reproducido después en distintos medios españoles— de los datos sobre futuros despidos en el grupo RCS, que anunció unas horas antes su consejero delegado a este Comité Europeo, ha causado una lógica preocupación entre los trabajadores de Unidad Editorial a los que representamos. Más aún si tenemos en cuenta que en los últimos seis meses de 2012 hemos padecido dos Expedientes de Regulación de Empleo que se han saldado con un recorte de 300 puestos de trabajo aproximadamente.

La cifra de 800 despidos entre Italia y España (el 80% de ellos en Italia) forma parte de un plan elaborado por la empresa matriz italiana RCS para los años 2013, 2014 y 2015, que incluye una reestructuración del negocio para potenciar el sector digital (según el plan, debe pasar de representar el 14% del volumen de negocio actual al 25% en 2015), la venta o cierre de distintas cabeceras no estratégicas en Italia e, incluso, el traslado de todas las redacciones de los medios italianos al edificio central de RCS para facilitar la posible venta de la simbólica sede del Corriere della Sera en el histórico edificio de Via Solferino (Milán). El programa de RCS propone inversiones de 185 millones de euros durante estos tres años entre Italia y España, y un ahorro de hasta 80 millones de euros, también durante este periodo y entre los dos países. Este plan necesita un soporte económico —ampliación de capital que todavía desconocemos tanto en su cuantía como en el aspecto determinante de si los socios actuales u otros nuevos están dispuestos a llevarla a cabo— y financiero —una fase “urgente e imprescindible” para renegociar la deuda de RCS con los bancos—. Estos procesos comienzan ahora y por lo tanto no está garantizado que puedan salir adelante.

El nuevo consejero delegado de RCS, Pietro Scott Jovane, reiteró durante la presentación de este plan la necesidad de “responsabilidad y de sacrificios” que la empresa pretende llevar adelante “de manera urgente”, y anunció que “he decidido recortar mi sueldo un 10% desde ahora mismo. Es un gesto, un ejemplo que confío en que sigan todos mis compañeros directivos como ya les he pedido”.

Ante la insistencia por parte de los representantes de los trabajadores españoles de Unidad Editorial en esa reunión sobre el hecho de que en nuestro país ya se han realizado este año, “por adelantado”, los despidos y el recorte de plantilla que estaban previstos en este plan para España (incluso superando con mucho nuestra supuesta ‘cuota’ del 20% sobre el total), con nuestro consiguiente rechazo y anuncio ante el consejero delegado de RCS de que no aceptaríamos ningún ERE adicional, el máximo responsable de Recursos Humanos de Unidad Editorial, presente también en la reunión, confirmó que, efectivamente, es así y que las aproximadamente 150 bajas anunciadas ahora para España se producirán a lo largo de estos tres años del plan principalmente con la salida inminente de unos 10 directivos, la finalización del número de despidos pactados en el último ERE en Unidad Editorial (y aún no completado en algunos medios), ajustes puntuales en algunas delegciones de ‘El Mundo’, con salidas voluntarias, la no renovación de cuantas bajas se produzcan de manera natural (rotación) y con la posibilidad de negociar prejubilaciones. No hay previsto ningún nuevo ERE en Unidad Editorial en los años 2013, 2014 y 2015.

Además, y a nuestra pregunta concreta sobre la posible venta de Unidad Editorial, o de cualquiera de sus cabeceras, el consejero delegado de RCS nos respondió de forma tajante diciendo que “no hemos intentado vender Unidad Editorial o alguna de sus cabeceras, ni tenemos previsto hacerlo”.

El Comité de Empresa Europeo (CAE) de RCS, del que formamos parte, elaboró un borrador de comunicado ayer mismo por la tarde que, en cuanto esté traducido, reenviaremos a todos los trabajadores de Unidad Editorial, a quienes queremos transmitir con esta primera nota aclaratoria un mensaje de cierta tranquilidad, pero teniendo en cuenta que la situación en la empresa matriz italiana, dueña de Unidad Editorial, es complicada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*