El Comité de TESA se manifiesta contra los cuatro despidos en Administración

Madrid, 17 de diciembre de 2009 (comunicado del comité de empresa de TESA)

Taller de Editores, S.A. (TESA), del Grupo Vocento, despidió el pasado viernes a cuatro trabajadores de Administración que se negaron a firmar su baja voluntaria en la empresa para formalizar un nuevo contrato, en condiciones sensiblemente peores, con otra empresa del grupo, CSC Madrid S.L.

TESA comunicó el pasado jueves a estos trabajadores que debían abandonar las tareas que venían realizando desde el mes de septiembre en CSC Madrid S.L. y reincorporarse a TESA, con la que aún tenían contrato. Al día siguiente, TESA les entregó la carta de ‘despido objetivo’, ya que la empresa sostiene que sus puestos de trabajo han desaparecido. El Comité, para el que semejante afirmación es una argucia sin fundamento pues sigue existiendo en la empresa un departamento de Administración, se está manifestando esta semana, a las 12.30 h., a las puertas del centro de trabajo para protestar por la política de ‘despidos objetivos’ de TESA.

El conflicto viene de largo. El pasado mes de abril, Taller de Editores S.A. comunicó oficialmente a su departamento de Administración que pasaría a formar parte de una nueva sociedad de Vocento denominada CSC Madrid S.L. Dicha empresa asumiría parte de las funciones administrativo-financieras de todas las empresas del grupo en Madrid y estaría formada por trabajadores de todas estas sociedades.

En el mes de septiembre, después de un proceso de selección de personal entre los trabajadores llevado a cabo por una empresa externa, High Group, se despidió a dos trabajadores, uno de ellos miembro del Comité de Empresa.

Cuatro de los siete trabajadores restantes fueron trasladados al nuevo centro de trabajo, a la espera de que se les comunicasen las condiciones de su traspaso. Dos meses después, la empresa les indicó que deberían firmar una baja voluntaria en TESA antes de firmar los nuevos contratos con CSC Madrid S.L. Al negarse a firmar dichas bajas y después de una campaña difamatoria de la empresa contra los trabajadores, TESA les amenazó con el despido. Los trabajadores manifestaron en todo momento que estaban dispuestos a aceptar una subrogación de contrato para mantener sus puestos, a lo que la empresa se negó rotundamente.

Deja un comentario