El comité de Efe valora como muy deficiente la actitud negociadora de Grijlemo

Madrid, 17 de junio de 2010 (comunicado del comité intercentros de la Agencia Efe)

El Comité Intercentros de la Agencia Efe considera muy deficiente la actitud negociadora de la dirección de esta empresa pública, que ha rechazado de modo indirecto, por la Intranet, la propuesta que le presentó el lunes la representación de los trabajadores sin que haya mediado una reunión de la mesa de negociación.

El documento incluye una propuesta de reducción de la jornada de trabajo como alternativa al recorte salarial, que consideramos que debe estar acompañada de un ejercicio de transparencia y de un gesto de responsabilidad en lo referente a sus bonos anuales (DPPO), cuya existencia está ciertamente avalada por la SEPI, que sin embargo no tiene inconveniente en que su cuantía o el número de perceptores sean reducidos.

De la misma manera que la dirección capitaneada por Álex Grijelmo quiere cerrar este año unilateralmente la posibilidad de acceder al nivel salarial de redactor senior «porque no hay dinero», tampoco parece muy razonable que los directivos obtengan un plus salarial cuando las cuentas empresariales parecen ir tan mal.

Cuestiones como éstas son las que enfurecen a los trabajadores de Efe, a los que la dirección exige un esfuerzo que no piensa asumir en igualdad de condiciones. A la cabeza de esa dirección hay un presidente que parece haber convertido en su máximo empeño el castigar a una plantilla que ni le apoya ni le quiere ni le respeta y que ha osado llevarle la contraria secundando mayoritariamente una huelga de 48 horas en contra de sus pretensiones.

Por esta razón, no es de extrañar que Grijelmo prefiera la opción de los despidos a la negociación de cualquier otra alternativa y que pretenda responsabilizar al Comité, como viene siendo habitual, de decisiones que sólo él toma, ejemplo de lo cual es la supresión del pago de determinados pluses a algunos compañeros.

Este Comité, por su parte, reitera su plena disposición a negociar y emplaza a la dirección a que se siente en la mesa, de buena fe y sin nada que ocultar, para que no exista la mínima sospecha de que en una empresa del Estado se está eligiendo el camino más fácil conforme a fórmulas neoliberales propias de la patronal más dura y rancia.

Deja un comentario