Defender los puestos de trabajo es defender el servicio público de RTVE

Madrid, 18 de noviembre de 2005 (hoja informativa del SPM-RNE)

Defender los puestos de trabajo es defender el servicio público. Sin suficientes profesionales no se puede hacer una radiotelevisión pública de calidad, independiente y para todos. La amenaza de suprimir entre un 40% y un 60% de la plantilla desmantelará RTVE, no será posible lograr la imprescindible especialización, ni la red territorial de emisoras y centros, ni la diversidad de oferta para una ciudadanía diversa y democrática. Una RTVE sin suficiente plantilla, medios y fondos económicos no podrá cumplir su misión de servicio público y será asfixiada por los operadores privados y por los intereses particulares. La amenaza de la SEPI, difundida el 23 de septiembre, no ha sido retirada a día de hoy.

Pedimos a todos los trabajadores de RTVE y a todas sus organizaciones sindicales una seria reflexión y el abandono de toda postura indolente, frívola o que persiga simples metas personales o sectoriales para situar el objetivo fundamental de la defensa de los puestos de trabajo en el centro de todos los esfuerzos que demanda la situación actual.

Exigimos con especial firmeza a la Dirección General de RTVE y a todos sus equipos directivos que se pongan, inequívoca y expresamente, a favor del servicio público, que dejen de tomar decisiones que socavan a RTVE y que contribuyan con su trabajo diario al fortalecimiento de la radiotelevisión pública, en la medida de su especial responsabilidad.

Pedimos a todas las organizaciones sociales y a los partidos políticos que defienden el interés común y no los beneficios de unos pocos que apoyen, en sus ámbitos respectivos y con los medios que tengan a su alcance, un sector público audiovisual fuerte y de calidad, lo que sin duda implica defender su actual dimensión y el volumen de plantilla imprescindible para hacerlo funcionar.

Exigimos al Gobierno y al partido que lo sustenta que no se dejen convencer por planteamientos economicistas y liberales y pongan el interés de todos por encima de cualquier otro, como corresponde, por otra parte, a unos políticos que se reclaman socialistas y progresistas. Exigimos primero la ley sobre la RTVE del futuro y luego la adopción de las medidas que la sustenten. En definitiva, que cumplan sus promesas electorales y sus compromisos iniciales porque sanear no es desmantelar.

Exigimos al Partido Popular que haga realidad sus reiterados discursos sobre la solidaridad y la igualdad interterritorial y la defensa del Estado y apoye con sus votos un nuevo modelo para los medios públicos de comunicación que impida su gubernamentalización, sometimiento político, debilidad profesional e inestabilidad financiera y, en primera instancia, su desmantelamiento. Exigimos que abandone sus recientes prácticas que privatizan, desde el momento mismo de su creación, los medios públicos en algunas de las comunidades autónomas en las que gobierna.

Deja un comentario