Cuatro mil personas en la Bastilla en apoyo del audiovisual público francés

Madrid, 18 de junio de 2008 (traducción A. Peiró)

Cuatro mil personas se han reunido en la Plaza de la Bastilla en París para apoyar a los huelguistas de la radiotelevisión pública francesa que protestan contra los intentos del gobierno de desmantelar este servicio público.

“Quebrar primero, reflexionar después, parece el lema del gobierno en materia de servicio público audiovisual”, considera el Sindicato Nacional de Periodistas en su llamamiento a la movilización que han seguido los trabajadores y otras organizaciones como SNJ-CGT y USJ-F3C-CFDT, con el apoyo también de la Federación Europea de Periodistas. El presidente de esta organización, perteneciente a la Federación Internacional de Periodistas, Arne Köning, ha declarado: “Estamos orgullosos de apoyar a los periodistas franceses. Numerosos sindicatos de periodistas de Europa han enviado mensajes de solidaridad. El combate por el servicio público está teniendo lugar en toda Europa, tanto si se trata de buscar financiación estable, de las condiciones de trabajo, de la gestión digital o de nuevos servicios en línea. Los periodistas y sus sindicatos son los garantes de la calidad, la independencia y los valores del servicio público”.

Según la Federación Europea de Periodistas, desde el anuncio realizado el 8 de enero por Nicolas Sarkosy de suprimir la publicidad en las cadenas públicas, el gobierno y el ministro que tutela el audiovisual público francés han sido incapaces de encontrar un procedimiento para lograr los 810 millones de euros que aporta la publicidad a la radiotelevisión pública. La FEP recuerda la reestructuración de dos mil puestos de trabajo llevada a cabo en la BBC, la externalización y las subcontratas llevadas a cabo por el servicio público finlandés, considerado modélico hasta ahora y que numerosos colegas en los nuevos países miembros de la UE denuncian injerencias políticas. A este panorama se unen, según la FEP, las numerosas demandas puestas por los operadores privados ante la Comisión europea que consideran que la financiación pública y el canon constituyen trabas a la libre competencia.

“La pura lógica de mercado y las decisiones políticas unilaterales no pueden ser aplicadas en el ámbito de los medios de comunicación”, ha recordado Arne Köning. “No queremos escuchar bellos discursos, queremos hechos: financiación estable y suficiente, calidad e independencia”

En el llamamiento a la huelga y a la solidaridad realizado por el Sindicato Nacional de Periodistas francés se constata que “hoy es France 3 a la que han reorganizado con la supresión de su estructura regional; ayer fueron France Télévisions y Radio France a las que han decidido privar de publicidad antes de saber dónde encontrar el dinero para reemplazarla; antes de ayer fueron las televisines y radios con vocación internacional las que fueron puestas patas arriba. ¿A quién le tocará mañana? Llevar a la quiebra al servicio público de información es socavar las bases de la democracia. Desde la desestabilización económica a la reestructuración, los trabajos de demolición están en marcha. Y no es difícil saber a quien aprovecha el crimen: la publicidad ha comenzado a huir del sector público para provecho del audiovisual privado. Entre tanto, los grandes grupos de prensa regional han puesto ya un ojo concupiscente sobre las zonas que abandonarán France 3 y Radio France”.

El llamamiento del Sindicato Nacional de Periodistas finalizaba el 13 de junio: “Periodistas, ciudadanos, si no estáis de acuerdo con lo que está pasando, el SNJ y la intersindical de los trabajadores del audiovisual público os invitanel 18 de junio, a las 14 horas, en la Bastillaa decirlo ¡muy fuerte!”.

Puedes enviar tu mensaje de solidaridad a jean-francois.tealdi@france3.fr y a olivier@dalage.fr

Deja un comentario