Críticas al control del correo electrónico en la Radio Televisión de Galicia

La FeSP considera «totalmente rechazable» que la Radio Televisión de Galicia pretenda imponer esta medida a los trabajadores sin negociarla con el Comité de Empresa

La Compañía de Radio y Televisión de Galicia (CRTV) ha decidido, de manera unilateral, que podrá revisar los correos electrónicos de los trabajadores y el uso que hacen de internet, así como de los colaboradores que utilicen ordenadores y móviles de la empresa.

El secretario general de la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP), Agustín Yanel, considera «totalmente rechazable» que la dirección pretenda «imponer ese control de manera unilateral, sin negociarlo con el comité de empresa».

Yanel ha recordado, en declaraciones a la agencia Servimedia, que las empresas pueden establecer determinadas medidas de control para evitar abusos en la utilización del correo electrónico o de internet, como ocurriría si un trabajador dedica parte de su jornada laboral a realizar gestiones personales por esa vía, por ejemplo. «Pero no puede imponerlas de manera autoritaria, sino que lo correcto es debatirlas y negociarlas con los representantes de los trabajadores, que para eso han sido elegidos de manera legal y democrática», ha añadido.

Esta medida, según Yanel,  «parece más bien un intento de amedrentar a los trabajadores más críticos con la radio y televisión gallega, con el propósito de acallar los mecanismos de expresión internos que han establecido, como la página Eu non manipulo, en la que acostumbran a denunciar la manipulación que lleva a cabo la dirección de esa emisora pública autonómica, lo mismo que ocurre en otras».

La CRTVG también ha comunicado a los trabajadores que la gesticulación cuando salgan en pantalla debe ser «amable» y el vestuario “sobrio, correcto y moderado”, descartando en el mismo «las estridencias” y las “innovaciones estilísticas osadas en los programas informativos, por impropias, aunque resulten acordes a la realidad social”.

El secretario general de la FeSP ha afirmado que estas recomendaciones son «sencillamente ridículas y fuera del más elemental sentido común».

Deja un comentario