Continúa el proceso penal contra el ex director de «Qué! Mallorca»

Madrid, 6 de junio de 2007

Cuatro ex trabajadores del diario «Qué! Mallorca» que acudieron a declarar como testigos de Rocío Noriega, y que también han testificado en el proceso penal que se instruye contra el ex director del diario, fueron amenazados e insultados en unos escritos anónimos que llegaron por fax a diferentes redacciones de medios de comunicación.

El Sindicat de Periodistes de les Illes Balears (SPIB) se congratula de que el grupo de comunicación Recoletos, propietario de la empresa editora del diario «Qué!», haya reconocido en el Juzgado número 2 de lo Social de Palma que la periodista Rocío Noriega fue despedida del «Qué! Mallorca» el pasado 12 de enero de forma improcedente. Recoletos reconoce que su despido no se debió a que la redactora no hubiera superado el periodo de prueba, como el grupo alegó en un principio, sino al hecho de que la periodista denunciara ante la dirección de la empresa la situación de acoso sexual, psicológico y laboral, insultos y amenazas que venía sufriendo por parte del entonces director del diario.

El juicio laboral estaba previsto para el jueves, 30 de mayo, pero no llegó a celebrarse debido a que la empresa finalmente prefirió reconocer los hechos e indemnizar a la demandante.

El SPIB recuerda que la redacción del «Qué! Mallorca», integrada por cuatro redactores, una secretaria y un fotógrafo, fue desmantelada entre los meses de enero y marzo, después de que estos trabajadores respaldasen a su compañera.

Por otra parte, continúa la instrucción del proceso penal abierto contra el ex director del diario «Qué! Mallorca» por los presuntos delitos de acoso sexual, insultos y amenazas, infligidos a Rocío Noriega.

Asimismo, el sindicatomanifiesta su preocupación por el hecho de que tanto la demandante como cuatro ex trabajadores del diario «Qué! Mallorca» que acudieron a declarar como testigos de Noriega en eljuicio laboral, y que también han testificado en el proceso penal, hayan sido objeto de amenazas en unos escritos anónimos que llegaron por fax a diferentes redacciones de medios de comunicación de Mallorca. Los anónimos incluían insultos, vejaciones y vulneraban el derecho a la intimidad y el honor de los periodistas, por lo que tres de ellos han denunciado esta situación ante la Policía y los Juzgados de Instrucción.

El SPIB, además, denuncia que la puerta del domicilio de la demandantepresentaba signos de haber sido golpeada y fue abierta sin su consentimiento el jueves 30, el mismo día en el que la empresa reconoció los hechos denunciados por la periodista y admitió indemnizarla. Esta situación también ha sido puesta en conocimiento del Juzgado de Instrucción número 5 de Palma, donde se instruye el procedimiento penal de Rocío Noriega.

La juez instructora del proceso investigará ahora si el autor de estas
amenazas pudiera ser, presuntamente, el ex director del diario, dado que el contenido de los citados faxes continúa en la línea del trato vejatorio y amenazante que recibían los trabajadores del «Qué! Mallorca» por parte de este antiguo responsable de la redacción y adjunta siete correos electrónicos privados de trabajadores, incluido alguno de fechas anteriores a su designación como director.

Deja un comentario