Concentración de trabajadores del Grupo PRISA frente a la sede de Gran Vía

Madrid, 15 de abril de 2010 (foto Antonio Peiró)

Unos 250 trabajadores del Grupo PRISA se han concentrado esta tarde frente a la sede de la empresa en la Gran Vía madrileña para protestar por la externalización de varias áreas y por la venta de la cadena Cuatro, sin garantías de mantenimiento del empleo.

Con abundante trompetería y provistos con caretas del consejero delegado de Prisa, Juan Luis Cebrián, los concentrados -convocados por la coordinadora de comités de empresa del grupo- han desplegado pancartas y carteles contra las externalizaciones, exigiendo el cumplimiento de las garantías firmadas y reclamando empleo estable y de calidad, así como el comienzo inmediato de negociaciones. Durante la concentración han repartido octavillas a los numerosos viandantes de esta zona céntrica de Madrid con el título “No somos números”.

“Los trabajadores del Grupo PRISA (El País, La Ser, Cuatro, Santillana, As, Cinco Días, Digital +, CNN +…) nos hemos visto obligados a manifestarnos públicamente ante la negativa de la dirección del Grupo a sentarse a negociar tanto la externalización de 400 trabajadores del área de informática como la venta de Cuatro, con más de 500 trabajadores afectados, en la que pactan con el comprador que se mantenga la marca y el perfil de la cadena pero no los empleos”.

La octavilla denuncia también que está prevista la salida, en los próximos meses, de otros cientos de trabajadores de Administración, Servicios Generales y Logística.

“La política de segregaciones, ventas y externalizaciones puesta en marcha de forma unilateral por el consejero delegado de Prisa, Juan Luis Cebrián, supone una agresión a los derechos de los trabajadores. Consideramos -termina el escrito- que los responsables del Grupo, que han creado un imperio con nuestro trabajo, están obligados a negociar estas actuaciones: los trabajadores no somos ni números ni meras mercancías”.

Deja un comentario