Cómo comunicar sobre incendios: guía para prevenirlos desde el periodismo

Greenpeace recomienda acudir a fuentes especializadas y variadas y no quedarse solo en la noticia del incendio, sino analizar las causas y sus consecuencias a medio y largo plazo

Los incendios ya no se combaten solo desde el medio rural, sino también desde la comunicación pública. De ahí que el papel de los periodistas sea cada vez más relevante en la percepción social del fuego. Así se asegura en la guía Comunicación sobre incendios. El periodismo también puede mitigar la emergencia climática https://es.greenpeace.org/es/wp-content/uploads/sites/3/2020/06/GUIA-INCENDIOS-definitiva-2.pdf,), elaborada por la organización ecologista Greenpeace, con recomendaciones para garantizar una cobertura adecuada de los incendios forestales.

El objetivo de esta guía es que la información contribuya a “concienciar a la población sobre el fuego como una cuestión social y ambiental que se ha convertido ya, debido al cambio climático, en un problema de seguridad nacional para las personas y el medioambiente”.

En la presentación de esta guía a los periodistas, varios expertos y expertas han incidido en que el cambio climático, la despoblación, el abandono de los bosques o el uso cultural del fuego son elementos clave para la prevención de los incendios. Junto a la responsable de la campaña de Incendios de Greenpeace, Mónica Parrilla, han intervenido Ismael Muñoz, periodista y director de OSBO Digital (portal de información y análisis de los incendios forestales), quien ha subrayado la necesidad de que la sociedad tome conciencia del riesgo, y Oriol Vilalta, biólogo y gerente de la Fundación Pau Costa, para quien los incendios son el reflejo del abandono que padece la España rural todo el año. Ambas entidades también han elaborado publicaciones sobre el papel de los medios de comunicación en la cobertura de incendios forestales.

Esta guía, que huye de los tópicos y lugares comunes, recoge una serie de estudios e investigaciones sobre el tratamiento informativo de los incendios forestales y señala algunas tendencias que existen en los medios de comunicación al informar sobre los incendios:

  • Tratamiento como un suceso: los incendios se cubren sin un análisis en profundidad.
  • Estacionalidad: el 80% de las noticias de incendios se difunden en el periodo estival, cuando el resto del año determina lo que ocurrirá en verano.
  • Falta de fuentes expertas y variadas, priorizando las gubernamentales.
  • Se pone el foco en la preocupación presente y en las consecuencias inmediatas, sin un análisis pedagógico a medio/largo plazo sobre las causas.
  • Sensacionalismo y tendencia al alarmismo.
  • Confusión en la terminología y en conceptos relacionados con fuego, extinción, etc.
  • Politización del enfoque en relación a la asignación de recursos y responsabilidades, frente a las causas y problemas que han llevado a la situación.

La guía recopila, además, una serie de bulos, tópicos y lugares comunes que copan titulares y alejan el debate de las verdaderas soluciones, tales como el uso excesivo e incorrecto de la piromanía, el desconocimiento de lo que significa “intencionado”, la diferencia entre riesgo de ignición y propagación, etc.

Frente a los tópicos, Greenpeace invita a acudir a fuentes especializadas “para asegurar una narrativa adecuada y con diferentes enfoques: administración, operativo en el terreno, sector forestal, tercer sector… y sus distintas demandas” y conocer las fuentes oficiales y sus herramientas de seguimiento y estadísticas. La guía recomienda, además, elaborar una
información que vaya más allá de la crisis, cuando los focos han pasado y el bosque quemado ha dejado de ser noticia.

Deja un comentario