AGP-UGT denuncia la continua persecución sindical que ejerce la ONCE en Servimedia

Madrid, 9 de febrero de 2007. (Comunicado de AGP-UGT de Madrid y FES-Madrid).

La Agrupación de Periodistas de UGT-Madrid y la Federación de Servicios (FES-Madrid) del sindicato quieren dejar patente su solidaridad con los trabajadores de Servimedia, Anselmo Lucio y Manuel Tapia, que ayer recibieron sendas cartas de despido, sin que previamente mediara apertura alguna de expediente o apercibimiento de otro tipo.

Los antecedentes de represalias sindicales en esta empresa de la ONCE, en concreto de la Fundación ONCE, y la significación sindical y de apoyo, siempre, a otros compañeros represaliados, por parte de los dos redactores ahora despedidos, nos llevan a denunciar la situación de “continua persecución sindical y de acoso laboral” que ejerce esta organización, tan “cacareada” por su labor “social”.

Hace más de una década, la primera delegada de los trabajadores (perteneciente al sindicato UGT) que tuvo Servimedia, fue despedida y desprestigiada por la dirección de la empresa de la ONCE por conseguir el primer convenio colectivo que tuvo la agencia, con las mejoras sociales y económicas y los derechos que obtuvieron los trabajadores que el texto conllevó.

El Tribunal Superior de Justicia dictaminó a favor de la delegada sindical, que tuvo que ser readmitida en la empresa y en su puesto de trabajo dignamente. En aquella ocasión, otra delegada sindical de CC.OO., que apoyó abiertamente a su compañera despedida, corrió la misma suerte. Este segundo despido se saldó con un acuerdo económico entre la empresa y la víctima, que rechazó volver a trabajar en Servimedia.

Años después, otro delegado sindical, en esta ocasión del Sindicato de Periodistas de Madrid (SPM), dejó alto y claro su malestar con la empresa durante una asamblea de trabajadores por la negociación de otro aspecto del convenio colectivo. Su “recompensa” fue, a los pocos días, una carta de despido con invitación a negociar un improcedente. La empresa volvió a ejercer una “descarada” persecución sindical y los tribunales obligaron a readmitir al trabajador, por “despido nulo”.

Más recientemente, una de las últimas delegadas sindicales que “han osado” tomar las riendas de las defensa de los intereses de los trabajadores tuvo que soportar meses de “acoso laboral” por parte de sus superiores, situación que la llevó a presentar una demanda judicial por este motivo y por los episodios de ansiedad y estrés que dicha persecución provocó en ella.

Los redactores ahora despedidos decidieron tomar partido por su compañera y testificaron a su favor en los tribunales. También lo hicieron con anterioridad en los juicios ya pasados de persecución sindical. No sólo eso, uno de los compañeros, Anselmo Lucio, ostentó también el cargo de delegado de personal en una etapa de Servimedia.

Ambos, Anselmo Lucio y Manuel Tapia, llevan trabajando en la agencia más de 15 años, han pasado por todas las secciones, incluso han ocupado cargos de responsabilidad e incluso han recibido premios y han sido galardonados por su profesionalidad, su objetividad y su trabajo periodístico.

Está claro que la “persecución sindical” y la “violación de derechos fundamentales” han sido práctica habitual para la ONCE en Servimedia, y a la vista de que se trata de actitudes claramente inconstitucionales, exigimos a la Dirección de Servimedia la readmisión inmediata de estos compañeros y nos reservamos el derecho a ejercer cuantas acciones y movilizaciones consideremos oportunas, en apoyo a los despedidos y a los afiliados y simpatizantes de UGT.

Deja un comentario